Santos celebra que “hay una guerra menos en el mundo, la de Colombia”

Santos celebra que “hay una guerra menos en el mundo, la de Colombia”

10 de diciembre del 2016

Esta mañana, el Comité Noruego del Nobel le entrego al Presidente Juan Manuel Santos el Premio Nobel de Paz por su esfuerzo para acabar con más de 50 años de violencia y conflicto con la guerrillas de las Farc.

Lea también: Así fue la entrega del Premio Nobel de Paz a Juan Manuel Santos

El Oslo City Hall fue la sede de este importante evento, el cual significa el más alto reconocimiento que pueda recibir el acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla. Allí fue precisamente donde iniciaron las conversaciones hace cuatro años, para luego trasladarse a La Habana, Cuba, donde finalmente se logró discutir en su totalidad el documento que anuncia el final de la confrontación entre ambas partes.

Además: La entrega del Nobel: un reconocimiento de Santos para las víctimas

La emotiva intervención de Santos aprovechó para agradecer al comité, no solo por haberle otorgado el premio, sino por ser fundamental para lograr que el nuevo acuerdo de paz fuese una realidad:

“Gracias al comité Noruego del Nobel. Ustedes no solamente premiaron la paz en Colombia, sino que la hicieron posible… En un momento en que nuestro barco parecía ir a la deriva, el Premio Nobel de Paz fue el viento de popa que nos impulsó para llegar a nuestro destino: el puerto de la paz”.

De igual forma, aprovechó el momento para rendir un homenaje a los colombianos, quienes fueron los que vivieron en carne propia el flagelo de la violencia durante décadas: “Este premio lo recibo en nombre de cerca de 50 millones de colombianos –mis compatriotas– que ven, por fin, terminar una pesadilla de más de medio siglo que solo trajo dolor, miseria y atraso a nuestra nación”.

De igual manera, fue enfático en decir que el nuevo acuerdo de paz es un gran paso para reparar a las más de 8 millones de víctimas de la guerra a lo largo del territorio nacional. Des esta manera, aseguró que la prioridad de las dos partes negociadores es salvaguardar a los que sufrieron con el conflicto:

“Siempre que pude, hablé con las víctimas de esta guerra y escuché sus desgarradoras historias. Algunas de ellas están aquí hoy, recordándonos por qué es tan importante que construyamos una paz estable y duradera”

“Los expertos me dicen que el proceso de paz en Colombia es el primero en el mundo que ha puesto en el centro de su solución a las víctimas y sus derechos. Adelantamos esta negociación haciendo un gran énfasis en los derechos humanos. Y de esto nos sentimos muy orgullosos”, agregó el presidente.

El nuevo Premio Nobel de Paz aprovechó para rendir homenaje a los miembros negociadores del gobierno y de las Farc, con quienes se encuentra agradecido por ser los responsables de ayudar a que la paz en Colombia sea posible: “Ellos lograron un acuerdo que hoy podemos ofrecer como modelo para la solución de los conflictos armados que subsisten en el planeta”, indicó.

“Y me refiero tanto a los negociadores del Gobierno como a los de las FARC –mis adversarios–, que demostraron una gran voluntad de paz. Yo quiero exaltar esa voluntad de abrazar, de alcanzar la paz, porque sin ella el proceso hubiera fracasado”.

También dio gracias a su familia “con toda la gratitud de mi corazón. A mi familia, a mi esposa y mis hijos, sin cuyo apoyo y amor esta tarea hubiera sido mucho más pesada”.

Realizó un llamado a la paz del mundo y tocó temas importantes como el cambio climático y la tolerancia hacia la diversidad étnica, religiosa y sexual: “En un mundo en que se cierran la fronteras a los inmigrantes y se ataca a las minorías, tenemos que aprender a vivir con la diferencia porque ellas enriquecen a las sociedades”.

Finalmente, habló acerca de Gabriel García Márquez, primer ganador de un Premio Nobel para Colombia, y recordó parte del discurso de éste cuando recibió la medalla. Aseguró que su sueño de ver un país en paz, por fin era posible:

“El sol de la paz brilla por fin en el cielo de Colombia y que su luz brille en todo el mundo”.