Detendrán esposo de exfiscal venezolana Luisa Ortega

flickr.com

Detendrán esposo de exfiscal venezolana Luisa Ortega

16 de agosto del 2017

Apenas minutos después de que un grupo de constituyentes pidiera el allanamiento de la inmunidad parlamentaria y la captura del diputado Germán Ferrer, el esposo de la exfiscal Luisa Ortega, el nuevo fiscal general, Tarek Saab, pidió que se privara de la libertad.

Germán Ferrer es señalado por la justicia venezolana de liderar una red de extorsión, cuando su esposa era Fiscal General.

Saab dijo que ya está en proceso la solicitud que le envío al presidente del Supremo, Maikel Moreno, sobre la orden de captura a Ferrer. El Fiscal argumentó que “como el delito fue en flagrancia, el ciudadano debe estar privado de la libertad, en custodia en su residencia” y añadió que es “mientras se inicia el proceso de allanamiento a su inmunidad parlamentaria”.

El poderoso dirigente venezolano, Diosdado Cabello, que hace parte de la Asamblea Nacional Constituyente, también hizo la solicitud para que Ferrer sea detenido, por supuestamente liderar en el Ministerio Público (MP), una red de extorsión mientras Luisa Ortega era fiscal general.

En unos documentos que reveló Saab, consta que en el Ministerio Público(MP) al parecer tiene cuentas con montos que sobrepasan los 6 millones de dólares y que Ferrer habría abierto varias cuentas en bancos de las Bahamas.

Además, el nuevo fiscal dijo que a la Asamblea Nacional Constituyente le pedirá la captura de los fiscales del Ministerio Público “que se han prestado también para esta canallada que avergüenza a la nación venezolana”.

El Fiscal General, aseguró que “estamos hablando de una mafia transnacional porque crearon una fundación y una compañía anónima en el exterior que servía para esta legitimación de capitales, es decir, no se conformaron con simplemente hacer las operaciones en el país sino que tiene un alcance ya de carácter internacional”.

Finalmente, acusó a Ortega de convertir el Ministerio Público en un centro de chantaje y de extorsión, en lugar de combatir los delitos graves como la corrupción, el lavado de dinero y la delincuencia organizada.