El hombre que pagó el concierto de los Rolling Stones en Cuba

30 de marzo del 2016

Esta millonada costó llevar a los rockeros a La Habana.

El hombre que pagó el concierto de los Rolling Stones en Cuba

Cientos de miles de personas pudieron disfrutar gratuitamente, el pasado 25 de marzo, del histórico concierto de la banda británica los Rolling Stones en Cuba, un país donde, hasta hace algunos años, oír rock podía llevar a la cárcel. La pregunta de muchos sobre quién habría pagado ese espectáculo se resolvió. Gregory Elias, un abogado de Curazao que cuenta con una entidad sin ánimo de lucro, por medio de la cual financió el acontecimiento, desembolsó cerca de siete millones de dólares para hacer realidad este show.

Después de enterarse de que la banda del Reino Unido realizaría una gira por Latinoamérica, el jurista decidió mover sus contactos para contactar a Jayne Smith, gerente de la agrupación, con quien finalmente pudo hablar el 13 de noviembre pasado. Tras darle su propuesta inicial y esperando una respuesta negativa, 24 horas más tarde la mujer le devolvió la llamada y le informó que aceptaban la idea de ir a la isla y, además, no cobrarían por las entradas a su espectáculo.

Lea también: El antes y el después del concierto de los Rolling Stones en La Habana.

La prolongada negociación con la banda y las autoridades cubanas tuvo un final agridulce para Elias. El evento fue un completo éxito. Según varios medios, cerca de 500.000 personas asistieron al concierto pero, de acuerdo con la información del periódico oficialista, Cuba Debate, fueron más de 1’200.000 sujetos quienes disfrutaron del recital. Sin embargo, la canción favorita del abogado, Far Away Eyes (Ojos remotos), no fue entonada por Mick Jagger.

En el reportaje, divulgado por El Nuevo Herald, el jurista negó que su iniciativa estuviera relacionada con la histórica visita del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a Cuba, quien se convirtió en el primer mandatario de ese país en pisar suelo cubano en más de ochenta años y llegó a La Habana en la misma semana en la que se presentarían los británicos.

No obstante, pese a las dificultades que sabía que afrontaría para realizar el concierto, Elias también tenía información sobre un presunto interés de funcionarios cubanos de realizar actividades e intercambios culturales, hecho que agilizó sus trámites, en los que estuvieron involucrados los ministros de cultura, finanzas y economía y el vicepresidente del Consejo de Ministros de la isla.

Lea también: El mensaje que Rolling Stones le envió a los cubanos.

La falta de elementos para la realización de un show de la magnitud que exigen los Rolling Stones en Cuba fue una de las principales dificultades para hacer realidad el proyecto del jurista. Por ese motivo, todo lo necesario para realizar el espectáculo tuvieron que ser llevados a La Habana por vía aérea, aumentando su costo. Según varios medios, entre ellos la revista Rolling Stone, para desarrollar este evento el inversionista tuvo que desembolsar unos siete millones de dólares (U$7’000.000). Sin embargo, la Fundación Bon Intenshon, patrocinadora de éste, podría recuperar parte de los recursos por la venta del DVD del acontecimiento, que saldrá al mercado próximamente.

De acuerdo con Elias, su proyecto no tenía fines políticos ni económicos ya que, según él, únicamente quería hacer una buena acción por el pueblo cubano, un grupo de personas que han sufrido mucho durante las últimas décadas y que se ha perdido de muchas cosas, por lo que quiso acercarlo con la música la cual, considera, crea amor y comprensión.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO