Pontífice aprueba una nueva postura ante la pena de muerte

2 de agosto del 2018

Este es uno de los primeros avances desde el Vaticano en cuanto a la pena de muerte

Pontífice aprueba una nueva postura ante la pena de muerte

El Papa Francisco aprobó una nueva postura ante la pena capital y ordenó a la Iglesia abolirla en todo el mundo, debido a que atenta contra la dignidad humana. La nueva postura señala que “la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona, y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo”.

Ahora el catolicismo reconoce, en el mismo artículo, que “durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común”. La versión anterior del Catecismo admitía la pena de muerte “si ésta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas”.

Sin embargo, la nueva modificación se justificó señalando que en la actualidad “se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente”.

“Hoy está cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves”, señaló el texto, que concluye asegurando que “se ha extendido una nueva comprensión acerca del sentido de las sanciones penales por parte del Estado”.

La declaración del Papa Francisco, el líder espiritual de los 1.200 millones de católicos del mundo, tendría particular resonancia en los Estados Unidos, donde la pena capital sigue siendo legal en 31 estados y como un castigo federal. Las enseñanzas de la Iglesia católica sobre la pena de muerte han evolucionado lentamente desde la época del papa Juan Pablo II, que fue el máximo jerarca desde 1978 hasta 2005.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO