¿El youtuber que desvirtuó la sociedad estúpida?

¿El youtuber que desvirtuó la sociedad estúpida?

25 de abril del 2016

Congestión, sorpresa y polémica se vivieron este fin de semana en la Feria del Libro que se celebra en Bogotá, por cuenta de la masiva convocatoria de seguidores del famoso youtuber chileno Germán Garmendia en Corferias, colapsando el evento, lo que resultaría como una paradoja para el columnista de KienyKe Diego Norea, que en una reciente columna se fue lanza en ristre contra la generación youtuber.

Lea también, Youtubers, el espejo de una sociedad estúpida.

Garmendia escogió la Feria del Libro de Bogotá como epicentro de su visita al país, en la gira que adelanta por toda Latinoamérica promocionando su libro Chupa el Perro, cuyo nombre nació de una expresión que utiliza constantemente en sus videos que publica en Youtube.

Garmendia explicó que el libro da respuesta a los problemas que enfrentan los adolescentes en el colegio, la casa y sitios que concurren con los amigos.

¿Este joven de 25 años está derrumbando la sociedad estúpida que denunció el columnista de KienyKe.com Diego Norea?

En columna publicada el pasado 17 de abril, Norea calificó de invasión de los idiotas, citando al filósofo italiano Umberto Eco, a los youtubers y sus seguidores. “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel”.

Sin embargo, Garmendia logró posicionar su libro como el más vendido en la Feria del Libro y agotar las 50 mil entradas al evento en un par de horas, opacando a escritores respetados como Fernando Vallejo, al mismo tiempo que se conmemoran los 400 años de Shakespeare y Cervantes.

Las filas eran interminables de niños y padres de familia en la prestigiosa Feria del Libro para que el segundo youtuber más famoso de Latinoamérica les firmara el libro.

Este hecho por supuesto incomodó a otros escritores y ensayistas, quienes se vieron desplazados, así como aquellos que querían ingresar a la feria para conseguir un libro específico o mirar la gran oferta literaria.

Como era de esperarse, varios escritores y periodistas cuestionaron la participación de los youtubers en una feria del libro, pero sobre todo se preguntaron si en esta clase de eventos se pueden dar cita los autores de libros que tienen como objeto la banalidad, la frivolidad y temas ajenos a la cultura y enseñanza, o si por lo menos se les puede dar el calificativo de escritor.

“Son como casi todos los famosos, insípidos. Su gracia radica en tener un celular de alta gama, un peluqueado mal hecho, y un discurso pobre: Hablan de amor, de bigotes y la forma de afeitarlo, de espíritus, de animales, de colores, de piojos…de todo, pero al mismo tiempo de nada”, dijo Diego Norea.

No obstante, como dice el dicho popular, entre gustos no hay disgustos, y la Feria del Libro, tiene que ser eso, una feria, donde se encuentren toda clase de libros, literatura, historia, filosofía, ciencia, ficción, y hasta temas un poco ligeros. Allí debe existir oferta para grandes y chicos.

Más bien la pregunta pertinente se la hizo el reconocido periodista Juan Manuel Ruíz. ¿Es culpa de los escritores que no conquistan con sus temas a las nuevas generaciones o es culpa de las nuevas generaciones, sumidas en la superficialidad de la era audiovisual?