Polémica por el corte de luz a una clínica en Cartagena por parte de Electricaribe

Polémica por el corte de luz a una clínica en Cartagena por parte de Electricaribe

2 de febrero del 2017

En la noche del pasado miércoles 1 de febrero, Electricaribe suspendió el suministro de energía eléctrica a la clínica El Sol de las Américas de la ciudad de Cartagena debido a la gran deuda que la entidad tiene por no pagar el servicio público.

Lea también: La Costa le salió a deber a Electricaribe

La medida consistió en cortar la energía de la parte administrativa y de consulta externa de la clínica, porque esta adeuda una suma de más de 150 millones de pesos. Según Ayleen Álvarez, se procuró que en ningún momento se afectara la integridad física de los pacientes, al permitir dar electricidad a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y a la sala de urgencias.

Además: ABC para entender la ‘tormenta’ de Electricaribe

En el pasado, la compañía electrificadora había intentado realizar la suspensión del servicio, pero el personal de la clínica impidió que los operadores de Electricaribe ingresaran a las instalaciones por todos los medios posibes, retrazando el proceso que finalmente se llevó a cabo en las últimas horas.

“En esta ocasión no tuvieron opción y pudimos suspender la energía a seis suministros del área administrativa y consulta externa, a fin de no afectar la parte de emergencias, quirófanos y cuidados intensivos”, aseguró Álvarez, quien también afirmó que en el pasado intentaron efectuar el cobro de la deuda sin obtener ninguna respuesta de las directivas de El Sol de las Américas.

Sin embargo, esta decisión no está exenta de polémica, ya que varios expertos y analistas consideran que restringir el acceso a electricidad a un centro médico produce un mal servicio hacia los usuarios, porque estos entrarán a ser atendidos en total oscuridad.

Por su parte, Adriana Meza, directora del Departamento Administrativo Distrital de Salud (DADIS), se mostró preocupada por las consecuencias que esto podría traer, en especial para los pacientes, que se verán afectados al no recibir un servicio de calidad.

De igual forma aseguró que Electricaribe no tiene las facultades para restringir este servicio público, y que para recuperar el dinero de la deuda deberá buscar otro tipo de herramientas, aunque manifestó que la clínica deberá pagar la totalidad del valor de la factura de energía.

“Electricaribe tiene que buscar otros medios jurídicos para cobrar la factura, pero no puede quitar el servicio por estar la IPS protegida constitucionalmente y mucho menos teniendo pacientes hospitalizados; ello atentaría contra la vida de los mismos”, dijo Meza.