Habría emergencia alimentaria por deterioro de suelos

Habría emergencia alimentaria por deterioro de suelos

19 de octubre del 2015

Más de 19 millones de hectáreas ricas para la agricultura y la ganadería están a punto de perderse por el deterioro de los suelos, reveló una investigación publicada por la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (UDCA) y el IDEAM sobre la condición de los suelos en Colombia.

Según la investigación el 73% de los suelos aptos para la agricultura presenta algún grado de erosión.

Así mismo, el 51% ideal para sistemas agropecuarios y forestales está siendo gravemente afectado, generando pérdidas por más de 25 millones de pesos para la economía nacional.

El deterioro afecta directamente la condición de los cuerpos de agua (lagos, lagunas, represas, ríos y embalses) que se están contaminando y sedimentando.

Imelda Montañez Orozco, docente de la Facultad de Ingeniaría de la UDCA, asegura que más de la mitad de los departamentos de Colombia, Antioquia, Boyacá, Casanare, Cauca, Chocó, Córdoba, Cundinamarca, Meta, Nariño, Norte de Santander, Risaralda, Santander, Tolima y Valle del Cauca, presenta grados de erosión mayor al 40%.

“En los departamentos restantes, como por ejemplo Caldas, Quindío, Atlántico o Boyacá,  aunque no se detectan todos los grados de erosión, por lo menos es posible encontrar que cerca del 30% de sus áreas están afectadas”, afirma la docente.

Entre las causas más comunes del deterioro resaltan los incendios generados por sequías, fogatas o quemas en los montes, la deforestación que implica la tala masiva de árboles; la ganadería, generando compactación del suelo y sellamiento de poros que impide el ingreso del agua a la superficie. También la agricultura, especialmente en zonas de ladera y finalmente la minería (legal o ilegal) por la remoción del suelo.

Las principales consecuencias se evidencian en la sedimentación, la pobreza, la desertificación, la contaminación de cuerpos de agua, la alteración en ciclo hidrológico, la pérdida de la biodiversidad y la variabilidad climática.

El deterioro de los suelos y el consiguiente impacto en las fuente hídricas repercute en la pesca, en la producción de energía eléctrica y en el suministro de agua potable para consumo o riego, entre otros.

En Colombia el 40% de la superficie continental presenta algún grado de erosión. Países como Bolivia, Perú, Ecuador y Chile superan los niveles de erosión que tiene Colombia, registrando porcentajes desde el 49 al 60 por ciento.

Según la INIAP de Ecuador en ese país la erosión afecta el 50% de su territorio. En Perú, el INEI revela que el 58% del país tiene algún grado de erosión. Bolivia, por su parte, reporta que la erosión es superior al 60%.

En Chile este fenómeno afecta al 49% y en Argentina el 75% de su superficie tiene procesos de degradación de suelos, lo que lo hace el país más afectado en Suramérica.