Empleadas que sostengan romance con su jefe tendrán derecho a herencia

Empleadas que sostengan romance con su jefe tendrán derecho a herencia

27 de junio del 2016

La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia le otorgó parte de una herencia a una empleada doméstica que sostuvo una relación con su jefe.

El caso ocurrió en el municipio de Socorro, en el departamento de Santander, donde un hombre que vivía en una hacienda era cuidado por la mujer que se encargó no solo de atenderlo los últimos años de su vida sino también de mantener una relación por unos siete años.

Lea también: Funcionarios que consuman drogas serán sancionados si no rinden en su trabajo

De acuerdo con el fallo, la pareja construyó prácticamente una sociedad de negocio, de la que la mujer hizo parte activa.

“El trabajo doméstico y las actividades del hogar de uno o de ambos concubinos o socios, la cooperación y ayuda recíproca dirigida a facilitar la protección que conlleva una relación de esa naturaleza en los demás ámbitos (personal, familiar y social) son demostración inequívoca de un régimen singular de bienes”.

Además le puede interesar: En las Farc hay una guerrillera francesa

El caso además de abrir polémica da la posibilidad para los trabajadores que hayan sostenido una relación extramatrimonial  con su jefe y hayan contribuido a una “unidad de negocio”, puedan solicitar parte de la herencia.

“Para la inmensa mayoría de las mujeres que no han tenido acceso a altos niveles educativos y enganche al trabajo remunerado, la única forma como pueden contribuir a la familia y a la colectividad, es aportando su trabajo en labores domésticas entregando su sincero afecto y su gran solidaridad”, consideró el alto tribunal.

De acuerdo con la Gran Encuesta Integrada de Hogares del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), a finales del 2015 en Colombia había cerca de 720.000 personas empleadas en el servicio doméstico.

Según lo plantea la Corte Suprema de Justicia, las relaciones de “concubinato” constituyen familia cuando se demuestre la relación sentimental.

“Las sociedades de hecho derivadas de las relaciones concubinarias, desde luego, no han desaparecido, claro está, en los casos en que, pese a la existencia de la unión marital de hecho, los efectos patrimoniales universales quedan neutralizados”.