Los poderosos empresarios que se opusieron a las medidas migratorias de Trump

Los poderosos empresarios que se opusieron a las medidas migratorias de Trump

30 de enero del 2017

Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmara el pasado viernes una orden que por 90 días impide la entrada a EE.UU de refugiados de siete países, algunas empresas estadounidenses se hagan opuesto y han anunciado medidas para apoyar a los inmigrantes en contra de las medidas de Trump.

A través de correos electrónicos y las redes sociales, los directivos de Google, Apple, Twitter, Facebook manifestaron su desacuerdo con la medida.

El consejero delegado de Google, Sundar Pichai, se mostró crítico con la medida al afirmar que al menos 187 de sus trabajadores se verán afectados con esta y le pidió a sus empleados cancelar cualquier plan de viaje o volver lo más pronto posible a Estados Unidos.

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, defendió la necesidad de mantener las puertas abiertas a refugiados. En su cuenta de Facebook, el empresario escribió “necesitamos mantener este país a salvo, pero debemos hacerlo enfocándonos en las personas que realmente representan una amenaza. Expandir el alcance de las fuerzas de la ley más allá de las amenazas reales podría hacer que todos los americanos estén menos seguros por desviar los recursos, mientras millones de amigos indocumentados que no representan amenazas vivirán en temor de ser deportados”.

Por su parte, el director general de Apple, Tim Cook, expresó que la orden de Trump “no es una política que respaldemos”. Afirmó que la empresa contactó a la Casa Blanca para advertir el efecto negativo de la orden y que la compañía y su equipo legal está asesorando a los empleados. A pesar de que Cook no confirmó cuántos empleados se ven afectados, concluyó que “Apple está abierto. Abierto para todos, sin importar de dónde vienen, qué idioma hablan, a quién aman o en quién creen”.

Lea también: En cinco días Trump acabó con ocho años de gobierno de Obama

El director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, quien también es de origen indio, defendió en un mensaje de LinkedIn la importancia de los inmigrantes en la compañía: “Como inmigrante y CEO, he experimentado ambas facetas y visto el impacto positivo que tienen los emigrantes en nuestra compañía, el país y el mundo”.

Reed Hastings, director ejecutivo de Netfix, afirmó que es tiempo de unirse para proteger los valores estadounidenses de libertad y oportunidad: “Las acciones de Trump lastiman a los empleados de Netflix a nivel mundial, y son tan antiestadounidenses que nos lastiman a todos”.

 

 Mientras tanto, Uber afirmó que crearán un fondo de tres millones de dólares para que los abogados de la compañía defenderán a los conductores que sean detenidos al entrar a EE.UU. Su director ejecutivo, Travis Kalanick, quien también es uno de los asesores económicos de Trump, aseguró que el próximo viernes hablará del asunto en una reunión con el presidente: “Aunque compartimos fundamentos con varios (gobiernos), existen temas sobre los que disentimos con cada uno. En algunos casos hemos hecho frente y combatido para generar progresos, y en otras ocasiones hemos realizado el cambio a través de la persuasión y la argumentación”.

Por su parte, Starbucks, declaró que planea contratar a 10.000 refugiados en los próximos cinco años y aseguró que la compañía seguirá invirtiendo en la economía mexicana  para seguir “construyendo puentes en vez de muros”.

 La orden emitida por Trump, titulada “Proteger a la nación de la entrada de terroristas a los Estados Unidos”, prohíbe la entrada a estados Unidos a todos los nacionales que provienen de  Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen y la prohibición indefinida para refugiados sirios. Además, suspende durante 120 días el Programa de Admisión de Refugiados a Estados Unidos y cambia el límite del número de refugiados que serán aceptados en el 2017 a 50.000 refugiados (anteriormente el límite era 110.000).

Las consecuencias no se tuvieron que esperar. Luego de firmada al orden, decenas de personas que ya estaban camino a EE.UU fueron detenidas a su llegada, sin importar si ya tenían permisos de inmigración. Asimismo, a pesar de que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, dijo que los residentes permanentes no se verían afectados, muchos han sido detenidos en los aeropuertos.

Además: Presidente Enrique Peña Nieto cancela reunión con Donald Trump

Asimismo, la aerolínea holandesa KLM informó que ha impedido viajar a siete personas que tenían vuelos a Estados Unidos y otra aerolínea impidió que algunos pasajeros abordaran un vuelo de El Cairo hacia Nueva York, entre ellas cinco iraquíes y un yemení.

Para las personas con doble nacionalidad la restricción también aplica, por lo que no podrán entrar al país mientras la restricción siga en pie. Según la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, alrededor de 100 o 200 personas están detenidas en los aeropuertos.

Protestas

 La medida de Trump ha sido ampliamente cuestionada. El sábado y el domingo, miles de personas se reunieron en los aeropuertos, la Casa Blanca y la Torre Trump de Nueva York para  protestar en contra de la orden de Trump y algunos abogados ofrecieron sus servicios de manera gratuita a los afectados.

En la tarde del sábado, una jueza de Nueva York, falló en contra de la expulsión de EE.UU. de los refugiados y personas con visas validas y las personas que están legalmente autorizadas para ingresar a EE.UU. que están detenidas en los aeropuertos.

Asimismo, 16 fiscales de California, Nueva York, Pensilvania  manifestaron que “utilizarían todas las herramientas posibles para luchar contra este orden inconstitucional” y  “trabajarían para que el menor número posible de personas sufra la caótica situación que ha creado “.

Internacionalmente, las reacciones no se han hecho esperar. La canciller alemana, Angela Merkel, expresó su desacuerdo a través de su portavoz, quien afirmó que ella “está convencida de que la guerra decidida contra el terrorismo no justifica que se coloque bajo sospecha generalizada a personas en función de una determinada procedencia o religión”.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán expresó en un comunicado que “la imprudente decisión del Gobierno estadounidense de aplicar la discriminación masiva contra los ciudadanos de los países musulmanes solo servirá para preparar un terreno fértil para aumentar el reclutamiento de terroristas”. Además prometió responder con medidas reciprocas y prohibió la entrada de dos jugadores de baloncesto estadounidenses al país.

Sin embargo, los estados del Golfo Pérsico y Egipto, optaron por permanecer en silencio.

El gobierno canadiense anunció que ofrecerá residencia temporal a las personas que han quedado varados en Canadá tras la orden migratoria de EE.UU.

Trump defiende la orden 

 A pesar de las diferentes protestas en su contra, el presidente Donald Trump defendió la orden afirmando que “esto no se trata de religión. Se trata del terror y de mantener a nuestro país seguro. Hay más de 40 países con mayoría musulmana que no se han visto afectados por esta orden”. Asimismo expresó que “Nuestro país necesita fronteras fuertes y escrutinio extremo, AHORA. Miren lo que ocurre por toda Europa y en el mundo. Un desastre horrible”.

El mandatario aseguró que “volveremos a emitir visados ​​a todos los países una vez que estemos seguros de que hemos revisado e implementado políticas más seguras durante los próximos 90 días” y defendió su política afirmando que es similar a la implementada por Obama cuando en el 2011 prohibió los visados en Irak por seis meses.