Encerraron por años a su propio hermano mientras cobraban su pensión

Encerraron por años a su propio hermano mientras cobraban su pensión

29 de Diciembre del 2015

La policía de Sevilla, en España, liberó a un hombre de 59 años que estaba encerrado en una habitación desde, al parecer, hacía varios años.

Lea también: Red de trata de personas estaría tras el secuestro de la niña perdida en el Tayrona.

Los responsables del encierro, según la prensa local, fueron sus propios hermanos, de 76 y 51 años, quienes vivían en la misma residencia donde el hombre fue hallado.

Lea también: Prostitución y drogas, los karmas de Taganga de los que nadie quiere hablar.

El hallazgo, dice el portal ABC de Sevilla, fue un hecho fortuito por parte de la policía.

Lea también: La historia de cómo 60 jóvenes se salvaron de ser mercancía sexual.

Al parecer el hombre de 76 años estaba borracho en un bar cercano a la residencia y los propietarios de establecimiento llamaron a la policía para que lo sacaran de allí, porque al parecer estaba molestando a los demás clientes.

Los uniformados que atendieron la llamada acompañaron al hombre hasta su residencia y al ingresar a esta se percataron de una puerta cerrada con cadenas y un candado; uno de los policías le preguntó al ebrio qué había en esa habitación y el hombre les dio que allí tenían a su hermano menor, quien sufría de una enfermedad mental.

Los policías, dice el portal, solicitaron quitar las cadenas y tras subir unas escaleras y abrir otra puerta se percataron que en una pequeña habitación de menos tres metros por otros tres metros había un hombre desnudo sobre una cama vieja.

El olor, según el reporte policía, dice el medio, indicaba que el hombre hacía sus necesidades allí mismo y al parecer llevaba encerrado algunos años atrás.

La víctima fue remita de urgencias al hospital, donde aún reposa, mientras sus hermanos fueron detenidos por las autoridades por el presunto maltrato a su hermano.

El par de hermanos confesaron que aparte de haber encerrado al hombre, ellos cobraban y disfrutaban de su pensión, que era de alrededor de unos 1.000 euros.

Los victimarios fueron dejados en libertad con algunos cargos.