El matrimonio de Peña Nieto y Angélica Rivera sería un fiasco

El matrimonio de Peña Nieto y Angélica Rivera sería un fiasco

10 de febrero del 2016

Una investigación a cargo de Carmen Aristegui y la revista Proceso indica que hubo ciertas anomalías e irregularidades en la cancelación del matrimonio entre la actriz Angélica Rivera con el productor Alberto Castro, el hermano de Verónica Castro, anulación que hizo posible el matrimonio entre ‘La Gaviota’ y el hoy presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Vea también: El desplante que Peña Nieto le hizo a su esposa en Francia

Años después la Arquidiócesis de México decidió sancionar al padre que ofició la misa de la actriz con su anterior esposo, el sacerdote José Luis Salinas Aranda, que era conocido como “el padre de las estrellas”.

El matrimonio lo ofició primero el padre Ramón García López, que aún se encuentra en  funciones y quien ha dicho que la boda se llevó a cabo en completa legalidad, sin embargo, días después “el padre de las estrellas”, habría obrado para cancelar esa unión.

‘La Gaviota’, como es conocida Angélica, realizó formalmente la anulación de su matrimonio, pero la investigación arrojó que la boda jamás se canceló debidamente.

La actriz, contra viento y marea, celebró el 27 de noviembre de 2010, en la catedral de Toluca, su unión con el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto. El matrimonio sellaba la inocultable construcción de una candidatura presidencial impulsada desde la televisión, según medios mexicanos, pero la ceremonia fue antecedida por lo que el Tribunal de la Rota Romana, de El Vaticano, calificó como un “craso simulacro de justicia”.

El cardenal Norberto Rivera destituyó al sacerdote José Luis Salinas Aranda por ignorar el matrimonio, sin embargo, el tribunal eclesiástico consideró que el juicio contra el sacerdote fue “construido confusamente” porque el acusado nunca fue citado judicialmente por el Tribunal de la Arquidiócesis, ni le fue asignado un abogado para su defensa.

En 2015, “el padre de las estrellas” falleció de cáncer el 7 de octubre de 2015. Lo extraño del caso fue que Rivera solicitó la nulidad del matrimonio y la aceptaron después de tres meses. En consecuencia, dice José de Jesús Aguilar, director de radio y TV de la Arquidiócesis de México, “la declaración de nulidad matrimonial no tarda un día o dos: es un proceso que lleva un tiempo largo”.

Este escándalo se produce días antes de la visita del papa Francisco a México.