Diez años ‘deprimido’

Foto: Alcaldía de Bogotá

Diez años ‘deprimido’

22 de Marzo del 2017

Sobre las 8:30 de este miércoles 22 de marzo transitaron los primeros vehículos por el deprimido de la calle 94 con Avenida NQS. Pasaron más de ocho años y se invirtieron recursos por $166.000 millones, cuatro veces más de los $40.000 previstos inicialmente, para que la obra fuera entregada por la Alcaldía de Bogotá.

Trancones insoportables e intervenciones en el espacio público fueron algunas de las molestias que soportaron los vecinos y transeúntes de este importante sector, que se convirtió a su vez en un símbolo de la corrupción que azotó a la ciudad con el denominado carrusel de la contratación. Cabe recordar que en primer lugar, la obra fue adjudicada al hoy condenado contratista Julio Gómez, en 2009.

Como se había anunciado, el alcalde Enrique Peñalosa estuvo acompañado del secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo y varios concejales y curiosos que presenciaron la entrega de este corredor.

Antes de darle paso a los primeros conductores que estrenaron la obra, el burgomaestre ofrecio excusas a la ciudad.

“A nombre de la Alcaldía, pido disculpas a los ciudadanos por las dificultades, los sobrecostos, las incomodidades y los retrasos del deprimido de la 94”, afirmó.

Termina la pesadilla del deprimido de la calle 94

De acuerdo con la Administración Distrital, la obra pone punto final a los dolores de cabeza de al menos 100.000 personas. Permite 18 giros, eliminará siete cruces semafóricos y mejorará los tiempos de desplazamiento hacia el norte de la capital de la República.

“Finalmente, termina un calvario para todos los habitantes de esta zona. Esta obra nos va a ayudar en términos de movilidad, es un nodo crítico de la ciudad. Ha sido un trabajo muy duro del IDU, acelerar los cronogramas y reorganizar el plan de actividades para cumplir con una meta exigente. El proyecto le va a permitir más o menos a unas 10.000 personas en hora pico y casi a 100.000 por día agilizar sus tiempos de viaje. Tiene muchas opciones de conexión directa que antes se hacían por semáforo. Por ejemplo si usted viene de la NQS de sur a norte, puede coger directamente la 94 hacia la Carrera Séptima o se puede desviar hacia la Autopista Norte”, explicó el Secretario Bocarejo.

Asimismo, según indicó Yaneth Mantilla, directora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), el proyecto contará con un puente ciclopeatonal, 1,61 kilómetros de ciclorrutas y 29.000 metros cuadrados de espacio público. Son en total, 3,72 kilómetros de vías en superficie y 2,5 kilómetros subterráneas.

“Se estima que en este momento transitan 6.000 vehículos y esperamos que a partir de este miércoles estén transitando 9.000 a 34 km/hora, el registro actual es de 20km/hora, hay un aumento considerable en la velocidad de movilización”, añadió la funcionaria.

Cuatro gobiernos en la obra

Cabe recordar que cuatro alcaldes han tenido bajo su administración el deprimido de la calle 94. Primero, en 2005 Luis Eduardo Garzón le dio luz verde al cobro de valorización para la obra.

Cuatro años más tarde, el hoy condenado Samuel Moreno adjudicó la obra por más de $45.000 millones a cinco contratistas, entre ellos Julio Gómez. Supuestamente debía ser entregada en máximo 17 meses.

Más tarde, con el carrusel de la contratación se conoció que el contratista recibió $13.000 millones que nunca se usaron.

En 2012, Gustavo Petro abrió una licitación. Los trabajos arrancaron en 2013 y se debían entregar un año después. Sin embargo, fueron aplazados para 2015, año en el que se anunció otra prórroga.