“Si no salimos del limbo, se puede pasar al infierno”

“Si no salimos del limbo, se puede pasar al infierno”

18 de octubre del 2016

Iván Márquez, el jefe de la delegación de paz de las Farc, indicó que ante el compromiso del grupo guerrillero por mantener el cese bilateral y definitivo al fuego y por ende haber suspendido los cobros como extorsiones y secuestros, se están quedando sin dinero para sostener a las tropas. Así se lo dijo al periodista Daniel Coronel, de la cadena Univisión.

Lea también: El lado romántico que se ha ignorado de las Farc.

Márquez le aseguró al periodista que así las cosas, tendrán que recurrir a organizaciones internacionales para ayudas económicas y poder mantener a sus filas guerrilleras que están en tregua. El líder insurgente indicó que mantener a sus guerrilleros es muy costoso.

Lea aquí: De guerrillero a pitonisa: el hombre que se hizo mujer en la cárcel.

También aseguró que las Farc van a hacer hasta lo imposible por el cese al fuego y “salvar el acuerdo final firmado en Cartagena por el presidente Santos y Timoleón Jiménez”.

Le puede interesar: Conozca al cronista de las Farc.

Ante el triunfo del No en el plebiscito del pasado 2 de octubre, Márquez aseguró que aunque la victoria de la no refrendación de los acuerdos fue precaria, ellos “respetan el juego de la democracia”, y que van a escuchar con mucho respeto a los sectores que lideraron el voto por el No y que van a tomar lo positivo de sus propuestas para luego debatirlo en la mesa de diálogos. También confirmó que aunque el acuerdo ya está firmado por la partes, están dispuestos a ceder, siempre y cuando sea positivo y los saque de la confrontación que lleva más de 50 años.

Sobre la renegociación del acuerdo el líder guerrillero indicó que “es un asunto muy complejo, pero vamos a analizarlo” y que sobre la marcha de esta etapa en la que entran los acuerdos, el proceso corre el riesgo de terminar mal.

Márquez también pidió celeridad para la etapa que se está atravesando con los líderes del No. Indicó que de lo contrario, el país podría pasar rápidamente del “limbo al infierno”. El temor que expresó Márquez es que si hay demoras excesivas, el proceso de paz puede morir.