El agua rural del Valle no se puede tomar

22 de enero del 2019

El río Magdalena también presenta riesgo biológico y desbordamiento.

El agua rural del Valle no se puede tomar

ues valle

De los 442 acueductos rurales del Valle del Cauca, 364 presentan riesgo biológico y no tienen las condiciones aptas para el consumo humano. Los canales de agua que suministran presentan coliformes totales y fecales, y tienen potencial riesgo de causar enfermedades.

Ese fue el resultado de una auditoria ambiental que realizó la Contraloría Departamental del Valle del Cauca a la calidad del agua y sistemas de tratamiento de aguas residuales en la zona rural de los municipios de la región.

El resultado de la inspección fue que “en numerosos municipios del departamento se está consumiendo agua no apta sanitariamente; además, tienen riesgos de abastecimiento y presentan deficiencias en la infraestructura de los acueductos abastecedores”.

Los municipios con los índices más críticos son: Vijes, con 12 de los 16 acueductos en riesgo; Dagua, con 6 de los 33; Alcala, con 5 de 18; Restrepo con 5 de 14 y La Unión, donde tres de los nueve acueductos no proveen agua potable.

“Aunque se han hecho algunas acciones de mejoramiento de infraestructura, las mismas no corresponden a las actividades ciertamente requeridas para obtener resultados directos en la calidad del agua (agua apta para consumo humano) por parte de la Administración Municipal”, afirmó la Contraloría.

El ente de control agregó que “no se cumple con las características físicas, químicas y microbiológicas del agua para consumo humano, debido a la falta de inversiones eficientes y eficaces, bajo nivel socio económico de los beneficiarios, viviendas dispersas, no se cuenta con los recursos financieros para realizar inversiones, hay limitaciones para nuevas tecnologías, o sistemas más complejos, bajo nivel técnico de los operadores, mayor demanda – menor oferta del recurso y pérdida de fuentes abastecedoras”, aspectos que impiden un correcto tratamiento.

Alerta sanitaria en el río Magdalena

Esta situación no es ajena en otras zonas del país como la cuenca del río Magdalena. Donde un 57% de los municipios de la cuenca no cuentan con sistemas de tratamiento de aguas residuales, de 514 municipios, 294 no la tienen y 220 sí, señaló la Contraloría General de la Nación.

Lo cual evidencia que los municipios aledaños al afluente del río Magdalena no tienen un tipo de tratamiento de aguas residuales directamente en el cauce. Un claro retraso en la implementación de planes de manejo y saneamiento básico.

Las corrientes del río más extenso del país, reciben vertimientos no tratados en su totalidad de grandes centros como Bogotá, Barranquilla y en menor escala (pero también con una incidencia negativa), de ciudades como ampliamente pobladas como Neiva, Ibagué y Soacha.

“Dado el efecto que la falta de tratamiento de las aguas servidas causa sobre la salud de la población y el medio ambiente, las poblaciones ribereñas se están viendo seriamente afectadas por su limitación al
acceso de agua potable y por el deterioro del recurso pesquero”, señaló la Contraloría.

Aparte de esto, el 68% de los municipios ribereños no tienen mecanismos de prevención y mitigación de riesgo en inundaciones de alta y baja velocidad. Además existe un rezago del 48% en el ordenamiento del recurso hídrico, así como actividades industriales y agrícolas que ponen en riesgo el manejo de la cuenca del río Magdalena.

“Al igual que sucede en buena parte del país, los avances alcanzados en materia de prevención de desastres son bajos, poco articulados, dispersos en la geografía y no permiten prevenir, mitigar o controlar los efectos de los fenómenos hidrometeorológicos extremos que periódicamente se presentan, lo que puede ocasionar un aumento en la vulnerabilidad económica, social y ambiental en muchos municipios”, concluyó la Contraloría.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO