Estado Islámico destruyó parte del teatro romano en Palmira

Estado Islámico destruyó parte del teatro romano en Palmira

20 de enero del 2017

Los integrantes de Estado Islámico (EI) realizaron un ataque terrorista en la ruinas de un antiguo teatro romano ubicado en la ciudad de Palmira, en Siria, según informó la agencia SANA.

Lea también: Lo que le faltaba a Brasil: le llegó el Estado Islámico

En el hecho resultó destrozada la fachada del emblemático monumento construido en el siglo II, al igual que el Tetrápilo, otra antigua construcción con forma cúbica conformado por 16 columnas. Este último está situado a escasos metros del teatro.

Los hechos fueron confirmados por el jefe de antigüedades de Siria, Maamoun Abdulkarim, quien también hizo un llamado de alerta: “si el Estado Islámico mantiene Palmira bajo su control por más tiempo, esto equivaldría a una mayor destrucción del patrimonio histórico de la ciudad”. 

Además: Fútbol: Otra víctima del Estado Islámico

El ataque tuvo lugar entre el 26 de diciembre y el 10 de enero.

Luego de la destrucción de estos monumentos, el presidentes de Siria, Bashar al Assad, ha asegurado que el EI “logró recuperar el control de Palmira bajo la dirección de los estadounidenses, bajo la supervisión de un avión no tripulado estadounidense”.

Según información de las autoridades de la ciudad, los yihadistas “vinieron del desierto y capturaron Palmira”.

Le puede interesar: ¿Por qué ISIS escogió Bruselas?

Bashar al Assad también ha asegurado  que el “El Estado Islámico fue creado bajo el liderazgo de Estados Unidos, entonces Turquía había comenzado a patrocinar al EI”.

“No podemos esperar una lucha genuina contra el EI de Turquía y EE.UU. El último ejemplo más notable es el ataque a Palmira, perpetrado hace un par de semanas”, agregó el mandatario.

Una de las principales estrategias de Daesh en su guerra para establecer un califato es la destrucción sistemática de diferentes monumentos representativos de la cultura occidental o de antiguas civilizaciones en Medio Oriente, como sucedió con la tumba del profeta Jonás o el palacio Palacio de Ashurnasirpal II en Nimrud.