Estados Unidos inicia envío de militares a la frontera con México

Estados Unidos inicia envío de militares a la frontera con México

7 de abril del 2018

Estados Unidos empezó este viernes, tal como lo había anunciado hace unos días, a resguardar con presencia militar de la Guardia Nacional todo el recorrido a lo largo de la frontera con México, mientras se termina la construcción del famoso muro.

James Mattis, el jefe del Pentágono, y la secretaria de Seguridad Nacional,Kirstjen Nielsen, dijeron que las”tropas de la Guarida Nacional se están desplegando para apoyar las misiones de seguridad fronteriza”.

Cuatro mil soldados de la Guardia Nacional fueron autorizados por el Pentágono para que fueran enviados a la frontera, pero hasta el momento no se sabe la cantidad exacta que está ya en la frontera. La Guardia Nacional está bajo la autoridad de los gobernadores de cada estado, por lo que son ellos los que tienen que autorizar el uso de esas reservas de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

El estado de Texas había anunciado la autorización inmediata de 250 militares en su pedazo de la frontera durante las próximas 72 horas, por orden de Greg Abbott, gobernador de Texas, republicano. 

Doug Ducey, gobernador de Arizona, igualmente republicano, anunció la autorización de 150 soldados de la Guardia Nacional a su parte de la frontera.

La gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, también republicana, anunció el apoyo pero no dijo cuándo ni cuántos militares enviaría. California, por su parte, que es el otro estado que hace frontera con México, se opone a las medidas migratorias de Trump y no ha dicho que apoyaría esta estrategia.

Donald Trump, que desde su campaña electoral para presidente ha insistido en el reforzamiento de las leyes migratorias hasta los límites de las deportaciones inmediatas, ordenó hace tres días la militarización inmediata en la frontera, basado en el aumento de las inmigraciones ilegales, y avivado por la caravana que venía desde México con miles de ciudadanos de distintos países de Centroamérica hacia Estados Unidos. La caravana al final se disipó, pero igual Estados Unidos se asegura reforzando su frontera militarizándola.

Sin embargo, las leyes de Estados Unidos prohíben que el Ejército se encargue de la seguridad y el orden civil, por lo que este despliegue de militares tiene restricciones y no puede hacer detenciones a los inmigrantes así lleguen al límite de la frontera. Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), la Guardia Nacional solo dará apoyo en “detección aérea, transporte, reparación del muro fronterizo y apoyo logístico”.

Estas medidas tienen precedes: ya en 2006, George W. Bush envió a 6 mil militares e incluso Barack Obama envió a mil 200 militares a la frontera con México en 2010.