Congreso estadounidense reducirá gastos en ataques a Irán

14 de julio del 2019

Trump no puede atacar Irán sin aprobación del Congreso

Congreso estadounidense reducirá gastos en ataques a Irán

Anadolu

La Cámara de Representantes aprobó una enmienda al proyecto de ley anual de gastos de defensa para reducir la acción militar del presidente estadounidense, Donald Trump, que esté dirigida a atacar a Irán.

La medida, apoyada por ambos partidos, fue aprobada por 251 a favor y 170 votos en contra, y contó con el voto de casi 30 representantes republicanos y casi todos los votos demócratas de la Cámara de Representantes.

Esta enmienda prohibe que Trump ataque a Irán sin la aprobación del Congreso, pero no le impide atacar en represalia, en caso de que haya un ataque iraní: “Esta es la forma más efectiva de garantizar que Trump siga la Constitución y no nos arrastre a otra guerra costosa en Oriente Medio”, afirmó el congresista Ro Khanna, autor de la disposición.

El mes pasado, Trump estuvo a punto de lanzar ataques contra objetivos iraníes luego de que Teherán derribara un avión no tripulado de reconocimiento. Por su parte, Irán asegura que la aeronave violó su espacio aéreo.

Según Trump, él decidió suspender el ataque a último momento, pues no consideró proporcional las decenas de bajas iraníes que habría generado el ataque a la pérdida de un avión no tripulado. Si hubiera sucedido, se habría generado un conflicto mucho más amplio con Irán y sus aliados que podría haber afectado toda la región.

Leer más: Las causas del matrimonio infantil en América Latina

Trump ha continuado realizando una serie de amenazas bélicas contra Irán, y le ha advertido a la República Islámica que la “destruiría” si vuelve a atacar instalaciones militares de EEUU.

El presidente insiste en que tiene la autoridad para atacar a Irán sin la aprobación previa del legislativo, a pesar de las delegaciones de la Constitución que establecen que para iniciar una guerra debe existir la aprobación del Congreso.

La votación del viernes significa que los miembros del Congreso y el público estadounidense están cansados de los conflictos armados internacionales. De igual manera, representa un esfuerzo de algunos legisladores para reclamar su derecho a decidir si llamar o no a una guerra, tal como lo establece la Constitución, después de casi dos décadas en las que se les permitió a varios presidentes un amplio margen de maniobra.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO