Europa y EE.UU en alerta por amenaza terrorista

Europa y EE.UU en alerta por amenaza terrorista

8 de enero del 2015

El atentado contra el semanario satírico francés “Charlie Hebdo”, que causó doce muertos, generó una conmoción general y enérgica condena, sobre todo en Occidente, y llevó a los países europeos a reforzar su seguridad. Varios países europeos y Estados Unidos elevaron la alerta máxima antiterrorista por el atentado en París.

El Gobierno español elevó el nivel de alerta antiterrorista tras el atentado con un incremento de la vigilancia de las infraestructuras críticas y una mayor presencia policial en las calles. El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, informó sobre esta decisión, por la que se eleva de 2 a 3 el nivel de alerta, tras una reunión con representantes de los cuerpos de seguridad del país.

Así mismo, encabezados por Francia varios países europeos decidieron reforzar su seguridad en prevención de un posible atentado yihadista, mientras otros reunían de emergencia a sus cúpulas de seguridad.

El Ejecutivo francés elevó el nivel del Plan Vigipirate a su máximo, el de “alerta de atentados”, en la región de París, donde se busca aún a los tres terroristas, que al parecer huyeron del lugar al grito de “Alá es grande”.

Alemania fue otro de los países que decidió reforzar “parcialmente” las medidas de seguridad en el país tras el mortal ataque de París, si bien aseguró que no hay “ningún indicio concreto” que apunte a un riesgo de atentado.

El presidente francés, François Hollande le pidió al país que esté “unido” pues “nadie puede actuar en Francia contra los valores de la República”.

Por su parte en Estados Unidos la Policía de Nueva York reforzó hoy la seguridad en toda la ciudad, desplegando sus unidades especiales, según lo informó el jefe del departamento, Bill Bratton. Policías de la unidad especializada Hércules, equipados con armas pesadas, así como vehículos blindados patrullan las calles desde hoy, con especial atención a las oficinas de medios de comunicación.

Bratton indicó además que los tres hombres que cometieron los ataques “no eran aficionados” y que “sabían lo que hacían”. El jefe de la Policía no se refirió, sin embargo, a un posible incremento de la seguridad en el Consulado de Francia.

En Washington, el presidente estadounidense, Barack Obama, condenó el “espantoso” ataque contra “Charlie Hebdo” y ofreció ayuda a Francia para llevar a los “terroristas” responsables ante la Justicia.

El ataque fue condenado también por los gobiernos de países musulmanes como Egipto, Jordania y Marruecos, al tiempo que la Liga Árabe lo calificaba de atentado “terrorista”.

En Turquía, el ministro de Asuntos Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, aseguró que “estamos en contra del terror, venga de donde venga y tenga la causa que tenga”, al tiempo que advertía contra la islamofobia en Europa.

“Europa sufre de xenofobia, racismo e islamofobia y este tipo de actos de terror los incitan aún más”, aseguró Cavusoglu después de las recientes manifestaciones contra el islám en Dresde (Alemnia).

Doce personas murieron, empleados del “Charlie Hebdo”, y dos policías que estaban de guardia, en ese atentado perpetrado por tres hombres armados con fusiles automáticos, uno de los cuales remató en el suelo a uno de los agentes fallecidos.

Los términos de la condena fueron especialmente contundentes entre los gobiernos e instituciones del mundo occidental, como la ONU, la Casa Blanca, la OSCE, naciones latinoamericanas y, sobre todo, los países europeos vecinos de Francia.

Entre ellos Dinamarca, cuyo diario “Jyllands-Posten” sufrió en 2005 amenazas por publicar caricaturas de Mahoma, que dieron lugar a fuertes protestas en el mundo islámico y un boicot comercial a productos daneses.

La primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, condenó el “brutal” atentado y defendió una sociedad francesa “abierta, democrática y basada en una prensa libre y crítica”, valores que Dinamarca comparte y que permitirán a Francia superar el “golpe”, dijo.

En Bruselas, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, lo calificó de “acto intolerable” y “barbarie”, y dijo que “nos concierne a todos como seres humanos y como europeos”.

En Europa, la mayoría de los jefes de Estado o de Gobierno reaccionaron también con palabras muy enérgicas contra la masacre terrorista de París, subrayaron la necesidad de defender la libertad de prensa y ofrecieron cooperar con Francia.

Fue el caso del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien envió un telegrama de condolencias a Hollande en el que le ofrece la total colaboración de España en la lucha contra el terrorismo.

En Londres, el primer ministro británico, David Cameron, y la canciller alemana, Angela Merkel, condenaron hoy conjuntamente el “bárbaro” atentado, durante una visita al Museo Británico.

EFE