¿Farc hacen guiño a propuesta de Álvaro Uribe?

24 de noviembre del 2015

El senador y la guerrilla hablan de “zonas de concentración”.

Alvaro Uribe mensaje FARC

Las Farc propusieron este martes la creación de zonas especiales de paz en las que se concentraría a los combatientes desmovilizados, en territorios de “influencia histórica” de la guerrilla y donde llevarían a cabo acciones para reparar a las víctimas.

Lea también: Farc insisten en la asamblea constituyente

“El criterio principal para la delimitación geográfica de tales territorios será la presencia histórica y actual de las Farc, en estrecha relación con las comunidades”, señaló en un comunicado leído a la prensa en La Habana el guerrillero “Marco León Calarcá” (alias de Luis Alberto Albán).

Además: Diez atrocidades por las que las Farc no pueden negar ser victimarios

Según la insurgencia, estas zonas de paz tendrán un “régimen especial y extraordinario” bajo una regulación “específica” para la “organización política, económica y social”, que será además “participativa, autogestionaria y comunitaria”, y permitirá llevar a cabo las “acciones reparativas en desarrollo de la justicia restaurativa”.

“Tal proceso implica el reconocimiento de las formas propias de organización social de las que ha hecho parte la insurgencia a lo largo de su historia”, indica la declaración.

Se trata de una de las propuestas de la guerrilla para el fin del conflicto, un proceso que consideran de “normalización territorial con las Farc”, que contribuirá a la reparación de las víctimas y las garantías de no repetición”.

“Al mismo tiempo, tendrán la función de posibilitar la concreción del proceso de cese bilateral de fuegos y de hostilidades definitivo, y la dejación de armas por las partes”, subrayó.

La idea de las Farc, coincide con en parte con una idea expresada por el senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez.

En repetidas oportunidades, el expresidente ha hablado de la posibilidad de una concentración especial para las Farc. Dicha concentración, dice Uribe, también podría descontarse de las condenas que se apliquen a los jefes de las Farc.

“Siempre hemos pensado que el diálogo creíble debe empezar con un gesto de buena fe del terrorismo como es la cese unilateral de acciones delictivas, con concentración y vigilancia.

Tras el asesinato de los once militares en el Cauca en abril de este año, el expresidente señaló que el “el avance del diálogo debe suspenderse sin levantar la mesa, quiere decir que por respeto a las Fuerzas Armadas y a nuestra democracia, el diálogo debe congelarse mientras se cumple la condición del cese de actividades criminales, con concentración de los integrantes de Farc y con vigilancia”.

En su momento, desde el Congreso, Uribe dio detalles de su idea.

“Esto obliga, primero que todo, a que el Gobierno no continúe descartando la condición del cese unilateral del crimen, con concentración y vigilancia. El sitio de concentración pudiera ser de extensión prudente, no en zona de frontera, tampoco que coincida con áreas estratégicas para la economía, y carente de población civil.

Nadie pretende que vengan soldados internacionales a ejercer vigilancia sobre la concentración de Farc, debería ser con instituciones y personas colombianas pero con la monitoría y presencia de la comunidad internacional, que estarían en permanente comunicación con delegados de Farc.

Algunos aducen que Farc no acepta la concentración porque pierde sus fuentes económicas de drogas ilícitas, minería ilegal y extorsión. Podría buscarse un sustento para los guerrilleros concentrados.

El tiempo de concentración podría descontarse de las condenas de cárcel a los cabecillas. Hemos repetido que los guerrilleros rasos no deberían ir a la cárcel salvo casos excepcionales de responsabilidad en atrocidades.

Repetimos que durante el tiempo de concentración la Farc podría mantener las armas, cuya entrega y destrucción sería al momento de firmar el acuerdo final.

Es muy importante repetir que en el sitio de concentración, siempre que haya  respeto a las regulaciones, Farc estaría a salvo de acciones de las Fuerzas Armadas”.

Sobre la propuesta de Uribe, el Presidente, Juan Manuel Santos señaló: “eso es un paso necesario en cualquier proceso de desmovilización (…) Tendrán que concentrarse efectivamente y para allá vamos y eso es lo que tenemos que acelerar”, dijo el jefe de Estado en abril en un evento con los empresarios del departamento de Antioquia.

Entre tanto, Las Farc y el gobierno están a punto de alcanzar un acuerdo definitivo en materia de justicia transicional, ya que han consensuado 74 de los 75 puntos de dicho acuerdo, anunciado el pasado septiembre pero sobre el que después surgieron diferencias en la letra pequeña.

Con el acuerdo, que establece la creación de una jurisdicción especial para la paz, las partes estarían a las puertas de cerrar el punto de la reparación de las víctimas, que abordan de hace más de un año y medio, al tiempo que una subcomisión discute las condiciones de un alto el fuego bilateral y definitivo que podría darse a principios del año que viene.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO