Fernando Merchán, el vigilante del edificio Equus 66, mintió en sus declaraciones

Fernando Merchán, el vigilante del edificio Equus 66, mintió en sus declaraciones

13 de diciembre del 2016

En la tarde de ayer el director de Medicina Legal, doctor Carlos Valdés, dio a conocer que aún están analizando las causas de la muerte de Fernando Merchán, el vigilante del edificio Equus 66 donde apareció el cadáver de la niña Yuliana Samboní.

Lea también: Ya no hay ninguna duda: Rafael Uribe sí asesinó y abusó de Yuliana.

Según Valdés, el cuerpo de Merchán presentaba cinco heridas de arma cortopunzante pero ninguna de ellas tenía características de gravedad para causar la muerte. Para el instituto forense la causas del falleciminto del vigilante no son claras, por tal razón las investigaciones para esclarecer su muerte continuarán.

Lea aquí: Crecen las dudas: ¿Celador del Equus 66 se suicidó o lo mataron?

Mientras Medicina Legal se encargará de descifrar cómo murió Merchán, por otro lado la Fiscalía General de la Nación, que tiene la labor de investigar el crimen, recolectar todo el material probatorio y acusar basada en dichas pruebas a los presuntos culpables, informó que el vigilante mintió en las declaraciones que entregó en las indagatorias que rindió días antes de su extraña muerte.

Según el ente investigador, hay varias inconsistencias entre lo que dijo Merchán y lo que muestran los videos de las cámaras de seguridad del edificio en el que trabajaba desde hacía algunos meses.

El director nacional del CTI, Luis Alberto Pérez, indicó que también se presentan algunas inconsistencias entre la versión verbal de Merchán y lo que él escribió en los libros de registro de entradas al apartamento 603, el día de los hechos. Exactamente esta incoherencia hace referencia al ingreso de Francisco y Catalina Uribe Noguera, hermanos de Rafael Uribe, principal sospechoso del homicidio de Yuliana Samboní.

Frente al caso de Fernando Mechán, las autoridades tendrán la tarea de descifrar cómo murió y por qué mintió en sus declaraciones. Lo único que hasta el momento está probado, según espacios tiempo-lugar, es que él sí estaba en el edificio Equus 66 en el momento en que Rafael Uribe Noguera habría ingresado a su apartamento 603 con Yuliana Samboní. También, está claro, según estudios de grafología, que él, Fernando Merchán, fue quien redactó la carta de despedida que hallaron en la mesa de noche de su habitación el día que lo encontraron muerto en la que escribió  “Hijitas perdónenme… pero no quiero volver a la cárcel. No quiero dañarles la Navidad, soy inocente”.