Fiscalía recupera tierras para las víctimas

26 de julio del 2018

La Fiscalía General de la Nación y otras entidades recuperaron más de 20.000 hectáreas de tierra que habían sido tomadas por el Bloque Centauros, perteneciente a las AUC.

Fiscalía recupera tierras para las víctimas

La Fiscalía, en colaboración con otras seis entidades, lograron recuperar 23.274 hectáreas que habrían sido arrebatadas por parte del Bosque Centauros que hacía parte de extintas autodefensas y que por medio de engaños las adquirieron para conformar un fortín territorial y criminal en el oriente del país.

Entidades como el Comando General de las Fuerzas Militares, la Superintendencia de Notariado y Registro, la Agencia Nacional de Tierras, la Unidad de Restitución de tierras, la Policía Nacional y el Fondo para la Reparación de las Víctimas, siguieron la directriz con información de diferentes procesos de justicia y paz, para así llevar a cabo la recuperación de las tierras pertenecientes al Estado.

Ubicar y afectar el capital ilícito que los extintos grupos de autodefensas constituyeron mediante diversas actividades criminales se convirtió en una de las principales políticas de la Fiscalía General de la Nación para garantizar la reparación integral de las víctimas y la no repetición de hechos violentos contra la población civil.

En siete meses fue identificado lo que durante diez años se convirtió en el ‘fortín’ territorial del Bloque Centauros, grupo paramilitar encabezado por Miguel Arroyave y Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, donde se concertó la salida de cocaína desde los Llanos Orientales, fueron planeadas masacres y los integrantes de la agrupación recibieron entrenamiento.

El señalado ‘fortín’ estaba conformado por la unión de varios predios en el centro del departamento de Meta, en los municipios de El Dorado, San Martín y Puerto Concordia; una zona bastante grande que supera en área la superficie de ciudades como Bucaramanga, Barranquilla o Armenia, y desde hoy queda a disposición del Estado.

De las 23.274 hectáreas, 18.000 tienen características de bienes baldíos de propiedad y uso exclusivo del Estado, y habrían sido tituladas entre amigos, testaferros y familiares de los cabecillas paramilitares las cuales fueron tecnificadas y explotadas para diferentes actividades agropecuarias. Las otras 5.274 hectáreas fueron compradas entre 1999 y 2006, traspasadas y englobadas entre sí para dar la apariencia de un solo bien.

La Fiscalía solicitó medidas cautelares de embargo sobre cerca de 2.000 de las hectáreas recuperadas, 3.422 más quedaron a cargo de la Unidad de Restitución de Tierras y sobre ellas hubo 10 presuntos reclamantes falsos. Las demás hectáreas están a disposición de la Agencia Nacional de Tierras.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO