Francia no desentonó en su estreno ante Honduras

Francia no desentonó en su estreno ante Honduras

15 de junio del 2014

Turno del debut para Francia. El equipo galo arribó a Brasil envuelto en un mar de dudas, sin su máxima figura Franck Ribery y con la obligación de borrar la paupérrima imagen dejada en el 2010. Sin embargo, la mano empezó torcida desde el protocolo. La ‘Marsellesa’ no sonó, tampoco lo hizo el himno de Honduras, el contrincante que hoy quiso hacerle fuerza a la selección europea.

Luego del papelón de la organización en la ceremonia inaugural del partido disputado en Porto Alegre, fue turno que rodara la pelota. Impensado, Honduras fue quien más se animó en los primeros 10 minutos pero todo fue un espejismo. Desde ahí, los franceses se hicieron dueños de la pelota y una y otra vez tocaron a la puerta, pero la selección centroamericana no quiso abrir.

Los palos en algunas ocasiones, en otras el egoísmo entre compañeros galos, no permitieron la apertura del marcador en los minutos iníciales. Hasta que apareció el cerrajero, pero no vestido de azul elegancia como el traje francés. El mencionado es Sandro Ricci, juez brasileño que dio un penal luego de un empujón sobre Paul Pogba por parte de Wilson Palacios. Antes del cobro, el infractor vio la tarjeta roja por acumulación de tarjetas amarillas lo que significó un alivio adicional para ‘Les Bleus’. Benzema fue quien se enfrentó a Valladares en el tiro penal y de derecha, cruzado, fue quien puso el gol inicial.

Con la tranquilidad, el descanso fue más placentero para el equipo favorito. En el segundo, once contra diez, debía justificar el triunfo. Otra vez necesitó de una ayuda extra. Luego de un pase fantástico de Cabaye, el ‘Gato’ Benzema quiso su doblete y de zurda definió con calidad, pero el palo rebelde le negó la anotación y se dirigió hasta el desprevenido arquero Valladares, que no logró retenerla y el balón pasó la raya de gol. El arquero hondureño, así como toda la selección catracha protestaron la anotación pero la tecnología, aplicada para este mundial, no mintió y el juez convalidó el tanto.

Pero el concierto no había llegado a su fin. A su merced, Francia pudo dar cuenta de la débil selección que comanda el colombiano Luis Fernando Suárez y el tercer gol solo fue cuestión de trámite. Al fin llegó con la firma del protagonista de la tarde. Otra vez Benzema tuvo que ver y esta vez no hubo palo que lo evitara. El delantero cazó un rebote del defensor rival y metió un derechazo fortísimo para convertir la victoria en goleada.

Francia levantó el pie del acelerador y le perdonó el orgullo a un equipo que no pudo nunca hacerle sombra. Ganó, sin el brillo que se le pide, pero con la eficacia de un equipo aspirante a campeón. Hoy le tocó actuar sin música de fondo, pero a capela también demostró que lo hace bien.