Frustran intento de grafiteros de pintar un vagón del metro de Medellín

Frustran intento de grafiteros de pintar un vagón del metro de Medellín

24 de febrero del 2017

A diferencia de otros sistemas de transportes en el mundo, como el metro de Nueva York, de México o el de Argentina, en donde los grafitis son comunes en los vagones, el de Medellín, por su pulcritud, se ha convertido en el pizarrón anhelado para muchos grafiteros que han intentado, con poco éxito, plasmar sus dibujos en él.

El último intento ocurrió el pasado lunes, cuando dos personas fueron sorprendidas por el personal de vigilancia en el municipio de Bello, en donde los trenes son estacionados cuando no están en circulación.

Según el comunicado de la empresa, los individuos intentaron pintar uno de los vagones pero al ser vistos por los vigilantes, huyeron antes de lograr su cometido y no fueron atrapados.

Le puede interesar: El hombre detrás de esta máscara es uno de los grafiteros más talentosos de Bogotá

Al parecer, los grafiteros lograron burlar la guardia del lugar ingresando por medio de una alcantarilla hasta la zona de parqueo de los trenes.

Según el Metro, el vagón intervenido no sufrió una afectación grave y, tras ser lavado, presta el servicio nuevamente.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, también se pronunció sobre el hecho. “Desde la Alcaldía rechazamos este acto. El año pasado tuvimos un incidente y los responsables ya están plenamente identificados”.

Lea también: Mientras en Bogotá los borran en Medellín son arte

Por su parte el Metro solicitó a las personas tener especial cuidado con los trenes y hace un llamado a conservar la cultura de respeto por el bien público. Finalmente le piden a toda la comunidad que informe cualquier situación anómala en el sistema a las autoridades competentes.

Otros intentos

El marzo de 2016, un colectivo de grafiteros pintó uno de los trenes generando pérdidas calculadas en 50 millones de pesos. El acto causó indignación entre los usuarios y las autoridades de la ciudad, pero también hubo voces de apoyo hacia las personas que se dedican al grafiti como una forma de arte, más no de vandalismo.

Otros hechos similares se registraron en 2012 y 2014. Cabe aclarar que el Metro ha abierto espacios para la expresión artística urbana en las columnas del sistema y en otros escenarios alrededor de las estaciones, pero nunca ha permitido la intervención de los trenes por parte de grafiteros.