Fuerzas iraquíes y de la coalición comienzan ofensiva en Mosul

Fuerzas iraquíes y de la coalición comienzan ofensiva en Mosul

17 de octubre del 2016

Las fuerzas iraquíes y sus aliados  pusieron en marcha el plan contra el radical Estado Islámico (EI) que tiene como fin  recuperar la ciudad de Mosul, que lleva bajo el control del grupo extremista islámico por mucho tiempo y ha acabado con la tranquilidad de sus habitantes. Esta operación militar cuenta con el apoyo de la coalición internacional. El combate podría durar varias semanas.

Desde hace más de dos años, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó su Califato en medio de una operación militar que no tiene precedentes desde la invasión estadounidense del año 2003.

Hoy declaro el inicio de estas victoriosas operaciones para liberaros de la violencia y el terrorismo del EI”, anunció el primer ministro, Haider al Abadi, en un mensaje trasmitido en medios extranjeros, en las primeras horas de la mañana.

El inicio de la ofensiva estuvo marcada por bombardeos desde las afueras del norte de Mosul, según información de la Jefatura de las Operaciones para la Liberación de la Provincia de Nínive, de la que Mosul es su capital.

El anunció asegura que los ataques aéreos tuvieron como blanco la zona de Sahel Nínive, especialmente el área de Bashiqa, unos 14 kilómetros al norte de la ciudad.

Las artillerías más poderosas del ejército iraquí y de los “peshmergas” que son combatientes kurdos,  comenzaron también a lanzar sus bombardeos, en el que utilizaron  cohetes, tal como lo informó la agencia de noticias EFE.

Los movimientos han ido avanzando hasta el centro de Mosul, se espera que con este avance se pueda dar con las  primeras líneas del frente del EI.

“La Jefatura de las Operaciones informó que las zonas oriental y septentrional de Mosul también son objeto de intensos bombardeos, así como el área de Talkif, ubicada también en Sahel Nínive, y la aldea de Batenaya, a pocos kilómetros al norte de Mosul”, aseguran los medios iraquíes

El operativo militar cuentan además con el apoyo aéreo de la coalición internacional contra el EI, que está conformada por 60 países, en los que se  incluye Estados Unidos, con la ayuda de Reino Unido y Francia.

En el combate por recuperar territorio, se lucha por la integridad de los ciudadanos el futuro del propio país. También demuestra la unión de los países para acabar con un grupo que desangra a la región desde hace más de una década.

Hasta el momento hay cientos de civiles en peligro por el fuego cruzado.  La guerra entre los dos bandos ha provocado el desplazamiento de casi 150.000 personas.