Investigan video de monja secuestrada por Al Qaeda

Captura de video

Investigan video de monja secuestrada por Al Qaeda

4 de julio del 2017

El Gaula de la Policía Nacional confirmaron que una comisión colombiana de investigadores está realizando los análisis pertinentes de la prueba de vida de la religiosa Gloria Cecilia Narváez, entregada por el grupo Al Qaeda.

El grupo de investigadores, con la asesoría del director general del Gaula Fernando Murillo, intentará estructural una estrategia que perita conseguir la liberación de la religiosa.

De acuerdo con expertos, sería posible una negociación con los extremistas islámicos, porque desde el inicio su rapto corresponde a intereses económicos.

John Marulanda, consultor internacional en seguridad y defensa, explicó a El Colombiano, que los grupos en Malí responden al dinero. “Es probable que se pueda negociar para liberar a la monja”.

Cabe recordar que anteriormente había viajado una comisión de 20 investigadores, pero regresó al país sin avances.

Al conocerse la prueba de vida de la religiosa Gloria Cecilia Narváez, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga celebró que la hermana siga con vida y aseguró que “tenemos una oportunidad para hacer un llamado internacional a todos los organismos y a los que tienen secuestrada a la hermana y creo que la voy a proponer desde el mismo lunes”.

Seis meses después de su secuestro, a 400 kilómetros de Bamako, capital de Malí, el grupo Al Qaeda difundió un video como prueba de vida de la monja colombiana Gloria Cecilia Narvaéz.

De acuerdo a información difundida por el sitio de monitoreo SITE, de Estados Unidos, el video dura alrededor de 17 minutos y muestra a la religiosa junto a otras personas privadas de su libertad por este grupo, entre ellos al cirujano australiano Arthur Kenneth Elliott, la francesa Sophie Petronin, el sudafricano Stephen McGown, el rumano Iulian Ghergut y la suiza Beatrice Stockly.

La religiosa Narvaéz nació en Pasto, Nariño, y  lleva más de 40 años formando parte de la congregación de hermanas franciscanas.  Al momento de su secuentro, llevaba seis meses desempeñando un trabajo como misionera para educar a niños y mujeres musulmanas en situación vulnerable.