Gavilanes, búhos, zarigüeyas y más de 140 animales están de nuevo en su hábitat

Gavilanes, búhos, zarigüeyas y más de 140 animales están de nuevo en su hábitat

23 de febrero del 2017

Luego de ser rehabilitados en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de Antioquia – CAV –, a donde llegaron al ser rescatados de manos de los comerciantes de fauna silvestre o por entrega voluntaria de sus propietarios, más de 140 animales gozan de nuevo de su hábitat al ser liberados gracias al trabajo articulado entre Corantioquia y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá en lo que va de 2017.

Ambas entidades, como autoridades ambientales de la región, realizan procesos de sensibilización y educación en la protección y el cuidado de la fauna silvestre y, de la mano de la Policía Nacional, realizan operativos de revista y control del tráfico de fauna, especialmente en temporada de vacaciones donde hay un mayor flujo de personas y, por ende, mayor probabilidades de comerciar con estas especies.

LiberaciónFauna Corantioquia5

Le puede interesar: Pumas, tigrillos, ocelotes habitan los bosques cercanos a Medellín

En el CAV, los animales rescatados o entregados: zarigüeyas, búhos, gavilanes, serpientes, ardillas, incluso los zorros perros a los que se les han visto deambulando en Medellín, cuentan con un equipo de profesionales especializados que evalúa las condiciones físicas de cada individuo y ayuda cada día a completar el proceso que los llevará a retornar al medio natural.

LiberaciónFauna Corantioquia3

A algunos se les debe enseñar a volar, a cazar y alimentarse de frutos y semillas silvestres para que puedan sobrevivir en las zonas que corresponden a su área de distribución natural y donde pueden obtener alimentos y refugio.

LiberaciónFauna Corantioquia2

Lea también: Zorro perro, el vecino poco conocido que se pasea por las calles de Medellín

“Cada individuo de la fauna cumple una función biológica y ecológica en el ecosistema, ya que se encargan de dispersar semillas de los frutos de los árboles, controlan plagas de otras especies y protegen a otras para su supervivencia. Cuando las personas extraen animales silvestres de su hábitat natural se genera un desequilibro, ya que se impide su función biológica natural. Se calcula que por cada animal silvestre tenido como mascota, han muerto 10 individuos en la captura o el transporte”, explican las entidades en un comunicado.

LiberaciónFauna Corantioquia6

Se debe recordar que comprar, vender, tener y comercializar especies de fauna silvestre es penalizado por la ley con sanciones económicas y condenas privativas de la libertad de 48 a 108 meses.