Un porcentaje de las Farc quedará por fuera de los acuerdos

17 de julio del 2016

Lo advierte el general (r) Óscar Naranjo.

Óscar Naranjo

“Habrán organizaciones criminales que quieran llenar el espacio que abandonan las Farc”. Para el general (r) Óscar Naranjo, integrante del equipo negociador del gobierno en el proceso de paz con las Farc, ese es uno de los peligros más grandes tras la firma del acuerdo final.

En diálogo con El País de España, Naranjo señaló que se está trabajando para evitar ese error que se cometió en el pasado, haciendo referencia a la desmovilización de los paramilitares durante el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Trino desafortunado de Presidencia: Gobierno garantiza tránsito de Pokemones pese a paro camionero

“Esa es una historia que se ha repetido en Colombia. La más reciente fue cuando se produjo la desmovilización paramilitar [2006, con el expresidente Álvaro Uribe]. El espacio lo llenaron las bandas criminales [Bacrim]. Somos conscientes de ese riesgo, y tenemos el deber de dar garantías plenas de seguridad no solo a los desmovilizados, sino también a la población general”.

Además: “Tengo miedo”: El youtuber boyacense que habla duro del paro camionero

Naranjo considera que el primer año tras la firma del acuerdo final con las Farc, es fundamental para que la sociedad no pierda credibilidad en el proceso que este año consolidó pasos importantes.

“A la firma de los acuerdos se pondrá en marcha el llamado plan de respuesta rápida de los 12 primeros meses. Lo que no hagamos en el primer año puede deslegitimar el acuerdo. Los campesinos y toda la sociedad deben empezar a recibir el impacto de haber firmado la paz y recibir sus dividendos. Ese plan incluye seguridad, justicia, organización comunitaria e identificación de proyectos específicos de asistencia a esas comunidades”, agregó.

Naranjo, que estaba en Madrid para participar en foro sobre la paz organizado por El País, habló de las críticas que hace del proceso el senador del Centro Democrático (y exjefe) Álvaro Uribe Vélez.

“Tengo admiración y respeto por quienes fueron mis jefes, y quisiera que la oposición a la negociación que lidera Uribe se fuera acercando al proceso, con sus críticas”, dice.

Para el exdiretor de la Policía Nacional, el momento social y político por el que pasa el país, impide que un sector importante de la población los beneficios del proceso de paz. Eso hace, según dice, que por momentos se siente solitario.

“Siento que la gratitud todavía no aflora porque estamos en la coyuntura que quiere marcar el fin del conflicto, y hay legítimamente opiniones que no creen o desconfían del proceso, y ahí uno se siente un poco en solitario. Pero, cuando uno lee la historia de quienes han estado construyendo la paz, ve que hay incomprensión al principio y al final la satisfacción de haber dado un paso hacia adelante”, finalizó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO