Cuando Germán Vargas Lleras ha estado cerca a la muerte

2 de diciembre del 2015

Este miércoles el vicepresidente se desmayó durante un acto público.

Cuando Germán Vargas Lleras ha estado cerca a la muerte

Este miércoles en el desarrollo de un acto público en Floridablanca, Santander, el Vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, se desmayó. Según informó la oficina de prensa de la vicepresidencia, su descompensación obedeció al “exceso de trabajo”.

Lea también: Exceso de trabajo, la causa del desmayo de Germán Várgas Lleras

El video que han publicado varios medios de comunicación deja ver que el incidente médico que sufrió el vicepresidente es de cuidado. Se ve cómo interrumpe su discurso, se lleva la mano al pecho y antes de perder el equilibrio y ser asistido por su personal de seguridad, hace gestos impactantes.

Además:  “El candidato de Santos para el 2018 no será Vargas Lleras”

Pese a que aún no se conoce oficialmente la gravedad del asunto, no es la primera vez que Vargas Lleras ha estado en serios aprietos. Unos de ellos, cercanos a la muerte.

El más recordado de esos episodios fue el 13 de diciembre de 2002 cuando un libro bomba le explotó en sus manos. Ese día perdió dos dedos y medio de la mano izquierda, pero no la vida.

German Vargas-2

En SoHo recordó el episodio de esta forma: “Sobre la mesa del escritorio encontré lo que parecían unos regalos de Navidad, dos de los cuales recuerdo vivamente: un libro grueso de Ana Mercedes Hoyos, que resultó ser mi tabla de salvación, y, debajo del mismo, una agenda cuyo remitente era mi mujer, Luz María Zapata.

Tomé primero el libro y, por cosas de la vida, lo apoyé en las piernas, recostado sobre el abdomen. Luego cogí la agenda. Ya no me acuerdo de qué color era ni cómo venía empacada, solo sé que me causó curiosidad el hecho de que Luz María me enviara un regalo a la oficina. Y cuál sería mi sorpresa cuando la abro y ¡pum!, explota entre mis manos (…) solo recuerdo un ruido demencial, un dolor infinito y mucha sangre. Mi mano derecha quedó, literalmente, colgando de un hilo y los dedos meñique, anular y parte del medio volaron en mil pedazos”.

No fue un buen año para Vargas Lleras. Todos los males llegaron juntos.  Tuvo un accidente en el mar en el que casi pierde la vida.

El exministro del interior estaba de vacaciones con su hija en la isla de San Martín. Mientras nadaba, una corriente de agua lo estrelló con violencia contra el fondo del mar. “El golpe fue tan duro que tuve un desprendimiento de la llamada cara del cráneo, lo que en términos médicos se denomina Le Fort”, contó a SoHo.

La situación no fue fácil de pilotar. “En el centro de salud de la isla no tenían los implementos necesarios para atenderme, así que mi familia logró llevarme de urgencias a Bogotá, donde me operaron. Después de 12 horas de cirugía, salí con la cara llena de unas placas de hierro y platino que aún conservo”, agregó.

Pero como se dijo antes, ese año no fue el mejor para el vice. “Al poco tiempo, después de haber sido elegido senador de la República en los comicios de marzo, tuve que ingresar nuevamente a la clínica, pues me encontraron una pelota enorme en el hígado que resultó ser un quiste amebiano. La sentencia: un mes y medio de hospitalización”. Otra vez Vargas Lleras derrotó a la muerte.

Y aunque la haya derrotado varias veces, ella ronda la vida del prestigioso político.

Congreso Andesco Servicios Publicos y TIC en Cartagena

En 2005, minutos después de participar en el programa Hora 20, de Caracol Radio, un carro bomba explotó al paso de la caravana en la que se movilizaba el entonces congresista.

Para el atentado, que se perpetró sobre la carrera novena con calle 71, en el norte de Bogotá, se utlizaron 50 kilos de anfo instalados en un Corsa rojo nuevo.

El atentado terrorista dejó nueve personas heridas, entre ellas tres escoltas del congresista y un celador que se encontraba cerca del lugar.

Tiempo después se conoció que en los computadores del ‘Mono Jojoy’ reposaba un correo donde ‘Carlos Antonio Lozada’ ordenaba atentar contra Vargas Lleras.

Siete años después de ese atentado, el entonces ministro de vivienda tuvo un susto o SUSTO, en mayúsculas, del que le costó reponerse.

El helicóptero en el que iba a viajar desde Sandoná hasta Yacuanquer (Nariño) estuvo a punto de venirse a tierra con el ministro a bordo. Los hechos ocurrieron en la cancha de fútbol de Sandoná, municipio al que Vargas Lleras había llegado temprano para poner la primera piedra del plan de vivienda gratuita para esa región.

“Después de una jornada con algunos impases técnicos en el helicóptero que nos transportaba, ya nos encontramos en Pasto”, aseguró el alto funcionario en su cuenta de Twitter.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO