En viviendas de Bello hallaron 2.660 kilos de marihuana

Cortesía: Fiscalía

En viviendas de Bello hallaron 2.660 kilos de marihuana

14 de noviembre del 2017

Un trabajo realizado por la Policía Judicial CTI de la Fiscalía de Medellín y el Ejército Nacional este 13 de noviembre, terminó con una incautación de marihuana de aproximadamente 2.660 kilos. El operativo se realizó en el municipio de Bello, en Antioquia.

El decomiso de la droga se llevó a cabo bajo el marco de la operación ‘Hades’ que se dio en el barrio Villas del Sol, al norte del Valle de Aburrá. En total se realizaron dos allanamientos donde se encontraron cigarrillos y bultos de marihuana.

En el primer allanamiento los investigadores llegaron al sitio y fueron hostigados por presuntos integrantes de la organización delincuencial Los Pachelly con armamento de corto alcance. Al parecer ellos serían los dueños de 4.000 cigarrillos, que tenían un peso aproximado de 30 kilos, hallados en la primera vivienda allanada.

Por su parte, en el segundo registro a una vivienda continua a la primera, se decomisaron 2.630 kilos de la hierba que estaba guardada de manera hermética y prensada. En el lugar de los hechos también fue posible realizar la inmovilización de un vehículo de gama alta tipo camioneta.

Edward Rodríguez, subdirector del CTI Medellín, afirmó que con el estupefaciente iban a ser abastecidas las casas de expendio de Medellín y de algunos municipios del Valle de Aburrá.

Aseguró también que mensualmente ingresan cerca de 10 toneladas de marihuana proveniente de la zona sur del país, especialmente del Valle del Cauca, y que ante la situación la Fiscalía y las demás entidades encargadas ya están realizando una investigación estructurada para desmantelar la banda criminal que recibe la mercancía.

Frente a la banda que posiblemente era la dueña del insumo afirmó que con este hecho tendrán una pérdida cercana a los 5.000 millones de pesos y las viviendas donde fueron encontrados los alucinógenos serán incluidos en la lista de extinción de dominio.

Rodríguez también informó que los dueños de la droga constantemente cambiaban la residencia donde almacenaban los cargamentos con el fin de no ser identificados con facilidad.