Poderoso empresario venezolano pide el fin de la represión

Poderoso empresario venezolano pide el fin de la represión

20 de marzo del 2014

El reconocido líder económico venezolano, Gustavo Cisneros, clamó por el cese de la represión a las protestas de su país a través de una columna de opinión publicada por el diario El País de España.

“Si queremos encontrar la reconciliación, resulta indispensable el cese a la persecución; así como la investigación independiente y transparente de los fallecimientos ocurridos y las denuncias existentes sobre violaciones a los derechos humanos durante las protestas. La violencia —provenga de donde provenga— es totalmente reprobable”, insistió el empresario que lamentó no solo los hechos de violencia durante las insistentes protestas de  las últimas semanas, sino también los esfuerzos del gobierno por bloquear sitios web que le podrían resultar incómodos e impedir el trabajo de periodistas críticos.

“Desgraciadamente, hoy la intolerancia y la desconfianza, así como el ánimo de confrontación visto en nuestras calles, parecen reinar en el país. La reciente advertencia por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) a proveedores de Internet para bloquear los sitios web que “agredan al pueblo venezolano” y “causen desestabilización y zozobra” es una clara muestra de ello, al igual que la consideración de una posible restricción para el ingreso a redes sociales como Twitter y YouTube”, insistió.

Cisneros pidió comenzar “un diálogo sincero, trabajar juntos en la construcción del país que todos deseamos: un país en el que todas las opiniones cuenten; en el que el respeto de los derechos humanos, los derechos de las minorías y la estabilidad no estén peleados”.

El empresario sugirió a las partes mostrar disposición de diálogo y apaciguar el elevado nivel de polarización que sufre la nación bolivariana. “Estamos en el momento justo para demostrar la madurez política de Venezuela”, dijo.

“Hoy me duele mi Venezuela tan dividida, me duele el grado que han alcanzado nuestros desacuerdos. Me duele una Venezuela que sufre; pero confío en que el amor que los venezolanos sentimos por nuestra patria nos permitirá superar la intolerancia que ha dominado el escenario político en los últimos años, para dar paso al debate democrático y a la recuperación de la confianza en las instituciones”, concluyó.