Hacinamiento en Estaciones de Policía y URI de Bogotá

10 de noviembre del 2017

Así anunció la Personería de Bogotá.

Hacinamiento

Foto: PERSONERÍA DE BOGOTÁ

A pesar de que no son lugares destinados a la reclusión o detención de individuos procesados o en ejecución de sentencia, alrededor de 639 personas están detenidas en las Estaciones de Policía y Unidades de Reacción Inmediatas (URI), la mayoría durante varios meses, esto debido al hacinamiento del servicio carcelario en la capital. Así lo informó la Personería de Bogotá.

Unas 453 personas privadas de libertad se encuentran en las URI, mientras que 186 en Estaciones de Policía. En este caso, el Ministerio Público Distrital determinó que 461 detenidos tienen medida de aseguramiento intramural, 83 transitorios, 72 condenados, 20 con medida de aseguramiento domiciliaria, y 3 condenados a prisión domiciliaria. Además, se contabilizaron 62 personas de especial protección, donde resaltan diez adultos mayores; ocho con condición de discapacidad; cinco con trastornos psiquiátricos; 16 extranjeros y cuatro con enfermedades de transmisión sexual.

Precariedad

En la evaluación que hicieron las autoridades se evidenció que la mayoría de los detenidos se encuentran hacinados, en condiciones higiénicas y sanitarias deplorables: sin baños ni alimentos, sin atención médica oportuna. A esto se le suma, la falta de ventilación e iluminación en la mayoría de las áreas. Informaron además, hay carencia de extintores, escasa señalización, y los espacios que hay para el descanso son reducidos lo que hace que hombre y mujeres duerman en el piso.

Esta situación no es nueva y obedece a la falta de cupos por parte del Instituto Nacional Penitenciario (Inpec), entidad que no recibe a las personas detenidas en las cárceles de la ciudad generando un colapso indefinido en la capacidad de las URI y las Estaciones de Policía. Además hay problemas de infraestructura física, lo que se constituye una grave vulneración a sus derechos fundamentales.

El ente de control distrital hará un llamado al Inpec, a la Policía Metropolitana y a la Fiscalía General de la Nación para que articulen esfuerzos y tomen medidas inmediatas que permitan garantizar los derechos humanos de las personas detenidas en estos lugares.

Hacinamiento masivo

El hacinamiento se ve masificado en zonas puntuales, como las URI de Puente Aranda, 299 personas; en Ciudad Bolívar, 61, y Kennedy 60, en espacios en regular y mal estado. En las Estaciones de Policía de Rafael Uribe hay 22 retenidos en condiciones locativas y celdas en mal estado; en Suba en 2 celdas en regular estado hay 23 personas; en Barrios Unidos hay 38 personas en 4 celdas en deplorables condiciones; y en Antonio Nariño, 7 personas, en 2 celdas en malas condiciones locativas.

Quedó en evidencia que las condiciones higiénicas de estos lugares no son las adecuadas. Así mismo, no solo falta infraestructura para albergar a los detenidos, sino que estaciones, como la de Chapinero, presentan un riesgo inminente de colapso.

Además del hacinamiento, en los centros de detención se evidenció que las personas con enfermedades de transmisión sexual y trastornos psiquiátricos no les brindara tratamiento médico alguno. También,  hay personas en condición de discapacidad, adultos mayores y extranjeros, como el caso de un venezolano, que por estar indocumentado no se le ha resuelto su traslado de retención domiciliaria, desde el 13 de marzo de 2017.

Las personas que no reciben visitas están  sujetas a la caridad de los otros detenidos para obtener alguna comida. Por ejemplo, en la Estación de Barrios Unidos, el servicio de alimentación es incompleto y muchas veces ha llegado en estado de descomposición. En esa misma Estación, los familiares que realizan visitas los obligan a desnudarse y hacer cuclillas, lo que atenta contra la dignidad humana.

En la URI de Puente Aranda, hay una sola celda para mujeres, que se encuentra junto a la de hombres, por lo que no tienen intimidad alguna, a lo que se suma a que muchas veces son objeto de vejámenes y exhibicionismo sexual.

Medicina general, y los servicios odontológicos no se prestan en estas Estaciones, la alimentación es precaria, generando condiciones inhumanas aún en su condición de detenidos, lo que delata una violación completa a sus derechos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO