“El hacinamiento en las cárceles no es culpa del Inpec”

“El hacinamiento en las cárceles no es culpa del Inpec”

7 de noviembre del 2017

Cada vez es más notoria la situación de hacinamiento que se vive en las cárceles del país, en donde los sitios de reclusión superan hasta el 400% de su capacidad.

En total, existe un 46% de hacinamiento en todo el país, aseguró Luis Pinzón, presidente del Sindicato del Inpec en Antioquia, al ser consultado por Kienyke.com sobre la fuga de dos presos que se encontraban en el búnker de la Fiscalía en Medellín y no habían podido ser trasladados.

Pinzón aseguró que en las principales cárceles del departamento hay índices altos de amontonamiento de personas. La situación es grave en las principales cárceles del Valle de Aburrá: En Bellavista se alcanza el 202%; en Pedregal, 140%, y en la Paz, en Itagüí, llega al 115% de su capacidad.

El problema radica, según el presidente del Sindicato del Inpec, en que “el Gobierno Nacional quiere desdibujar el panorama carcelario de Colombia“, pues aunque se han generado propuestas, no se han materializado, y las que se han vuelto realidad, generan malestar en la sociedad, como lo fue la iniciativa con la que se dejaron en libertad algunos presos para generar capacidad en las cárceles.

Hacinamiento fuera de las cárceles

Esta crisis se vuelve cada vez más crítica porque no solo afecta a las cárceles sino a los sitios dónde están dejando a las personas con medida de aseguramiento o con orden de detención intramural, como en las Fiscalías seccionales y las estaciones de Policía.

El más reciente caso, que involucró a reclusos en sitios no oficiales, ocurrió en el búnker de la Fiscalía en Medellín. Allí se fugaron dos personas luego de cortar un barrote y salir mezclados con los fiscales por la puerta principal del edificio. 

El director Seccional de la Fiscalía de Medellín, Raúl González Flechas, aseguró que los dos prófugos fueron previamente llevados a cárceles del departamento pero no fueron admitidos por el Inpec, por lo que envió una recomendación a la entidad para que reciba a los sindicados, pues no es responsabilidad de la Fiscalía recluir a los presos.

Ante esta situación, Pinzón manifestó su rechazo y explicó que la situación que viven las cárceles ha provocado múltiples fallos de tutelas que limitan el recibimiento de los mismos.

También aseguró que en la la Cárcel de Itagüí no existe ninguna medida que impida recibir reclusos, por lo que invitó a la Fiscalía a asumir su responsabilidad sobre esta fuga. 

Faltan recursos y personal

Para Pinzón, la crisis de hacinamiento no es responsabilidad del Inpec sino de la falta de acciones concretas por parte  del Ministerio de Defensa y de Salud, y de las administraciones locales y departamentales.

El presidente del Sindicato del Inpec lamentó que los presupuestos para el mantenimiento de las cárceles sea bajo. 

“Incrementan los reclusos pero no el personal de guardia y la infraestructura. Así va a colapsar el sistema carcelario de Colombia”Luis Pinzón

El Personero de Medellín, Guillermo Durán Uribe, también se pronunció sobre el problema de las cárceles en Colombia.

El funcionario le aseguró a este medio que la “política criminal del Estado no soluciona las crisis de seguridad que vive el país, ni la de hacinamiento“, y por eso ratificó el llamado para que se tomen medidas que permitan un trato humanitario a los reclusos que, en algunos casos, llevan más de un año en estaciones de Policía sin un trato digno.

Una de las posibles soluciones en Antioquia es el centro penitenciario que se va a construir en Yarumal, afirmó el Alcalde de Medellín Federico Gutiérrez Zuluaga. Allí se podrían llevar las personas que están bajo medida de aseguramiento en sitios diferentes a las cárceles y también podrá recibir a condenados para que cumplan su pena.

Para este proyecto, ya hizo el convenio para la adquisición del seminario en donde estará ubicado, que tiene un costo de 9.000 millones de pesos. 

Este centro penitenciario tendrá un valor estimado de 62.000 millones de pesos,  y será un referente ya que sus instalaciones estarán adecuadas para brindar oportunidades a los 1.350 reclusos que deseen avanzar en un proceso de resocialización y en la construcción de una vida digna, según han informado las autoridades en Antioquia.