¿Hackeó EE.UU a Norcorea?

Foto: Captura de pantalla

¿Hackeó EE.UU a Norcorea?

17 de abril del 2017

El pasado sábado, Corea del Sur y Estados Unidos informaron que Corea del Norte realizó un ensayo de un misil balístico “de tipo no identificado” que “estalló de casi de forma inmediata”.

Este lanzamiento se desarrolló a pocas horas del espectacular desfile del sol, en Pyongyang, en el que se presentó la capacidad militar del país norcoreano, en lo que muchos consideran una forma de desafío.

“La exhibición de toda una variedad de misiles que realizaron ayer y el hecho de que hoy intentaran disparar un misil es una muestra de fuerza que supone una amenaza para todo el mundo”, declaró el ministro de Exteriores de Corea del Sur.

Sin embargo, una nueva hipótesis está circulando por las redes que afirma que el lanzamiento del misil no fue un fracaso de Corea del Norte, sino que se debió a un hackeo de Donald Trump en los sistemas norcoreanos.

Según información que ha circulado en los medios, los servicios de inteligencia de Estados Unidos habrían realizado un ataque cibernético e infectado los equipos del cohete norcoreano con un virus indetectable, lo que pudo haber provocado la explosión del cohete.

“Podría haber fracasado porque el sistema no es lo suficientemente competente como para que funcione. Pero hay una creencia muy fuerte de que los EE.UU. a través de los métodos cibernéticos ha tenido éxito en varias ocasiones en la interrupción de estas pruebas y hacer que fracasen”, declaró el exministro de Asuntos Exteriores británico Sir Malcolm Rifkind.

Según la información, al ordenar el lanzamiento, el malware habría entregado una señal vía satélite desde la sede de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos en Maryland.

Paul Beaver, analista de defensa, explicó a los medios que “Es perfectamente posible que Estados Unidos haya derribado este misil. Sus capacidades de guerra cibernética ahora son muy avanzadas. Tan pronto como los satélites militares detectaron un inminente lanzamiento, un equipo de la Agencia Nacional de Seguridad se pondría a trabajar. Es posible que hayan enviado una señal directamente al misil de Maryland, que efectivamente lo sacó del cielo”.

“Corea del Norte ha tenido una serie de fallas de lanzamiento y no puede ser ninguna coincidencia que hayan ocurrido como Estados Unidos fue a la guerra cibernética”.

Por su parte, el analista de defensa Lance Gatling reforzó esta teoría declarando que Corea del Norte es vulnerable a ataques cibernéticos porque sus científicos son incapaces de producir su propio hardware electrónico, lo que también impediría que los expertos en armas determinaran exactamente porqué el lanzamiento falló.

Además, un asesor de política exterior de EE.UU que viajaba junto con el vicepresidente Mike Pence, declaró ante los medios que ni la prueba ni su resultado fueron una sorpresa: “Teníamos buena inteligencia antes del lanzamiento y buena inteligencia después del lanzamiento”. De igual manera manifestó que “es una prueba fallida, seguirá otra prueba fallida, así que realmente no hay necesidad de reforzar su fracaso, no necesitamos gastar ningún recurso en contra de eso”.

En 2014, el expresidente Baarack Obama comenzó un programa a través de ataques cibernéticos y malwares que buscaban contrarrestar la capacidad militar de Corea del Norte. Muchos, de manera extraoficial, han declarado que el programa tuvo éxito  ya que desde entonces se han presentado mayor número de fallas y malos funcionamientos en el programa norcoreano.

Entre estas se encuentra el lanzamiento fallido de otros cohetes de medio alcance en marzo, el misil Musudan que explotó al despegar el año pasado en la conmemoración del aniversario del nacimiento del abuelo de Kim, Kim Il-sung, y la falla en el lanzamiento de un misil balístico desde un submarino en 2015.

A pesar del fracaso y las tensiones internacionales, se dice que Corea del Norte se prepara para su sexta prueba de armas nucleares. Durante el desfile del sábado, se pudo observar lo que puede ser una nueva generación de un misil balístico, capaz de alcanzar los Estados Unidos, además de otros diez modelos diferentes de misiles submarinos.

 Crecen las tensiones

El presidente de EE.UU., Donald Trump, no permitirá que Corea del Norte amenace a los aliados y socios de Washington en la región,  afirmó este lunes en rueda de prensa la secretaria interina para asuntos del este de Asia y del Pacífico, Susan Thornton.

“El presidente (Trump) fue muy claro respecto a que no aceptará que EEUU y sus aliados y socios en la región estén bajo amenaza de este régimen hostil y su programa nuclear y de misiles”, indicó.

De igual manera, este lunes, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, dijo durante su visita a Corea del Sur que los ataques lanzados por Washington en Afganistán y Siria muestran el cambio de estrategia del país para detener los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte.

Corea del Sur y EEUU advirtieron que castigarán a Pyongyang en caso de nuevas provocaciones. “La República de Corea y Estados Unidos tomarán fuertes medidas de castigo en caso de nuevas provocaciones por Corea del Norte”, resaltó este lunes el presidente en funciones y primer ministro surcoreano, Hwang Kyo-ahn, tras reunirse con el vicepresidente de EEUU, Mike Pence.

Hwang y Pence acordaron poner en marcha cuanto antes el sistema THAAD capaz de interceptar misiles balísticos fuera de la atmósfera. “La alianza coreano-estadounidense es la garantía de la paz y la prosperidad en la península de Corea y en el noreste de Asia”, destacó Hwang.

Por su parte, la ONU llama a Corea del Norte a hacer lo necesario para disminuir la tensión en la península coreana, afirmó Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la organización internacional.

“Llamamos a Corea del Norte a aplicar todos los esfuerzos necesarios para conseguir una desescalada de la tensión, regresar al diálogo sobre la desnuclearización y cumplir cabalmente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, dijo Dujarric a los periodistas.

Añadió que “causa preocupación” el lanzamiento de un misil realizado por Pyongyang el domingo. Las acciones de EEUU provocaron en la península de Corea una situación que amenaza con degenerar en una guerra nuclear en todo momento, declaró el embajador adjunto norcoreano ante la ONU, Kim In-ryong.  A juicio del diplomático, Estados Unidos “creó una situación peligrosa”, en la que “una guerra nuclear puede comenzar en cualquier momento”.

Por otra parte, Corea del Norte manifestó que “está lista para reaccionar a todos los planes militares de los norteamericanos”. Además declaró que llevará a cabo ensayos nucleares en cuanto decida que son necesarios, declaró el embajador adjunto norcoreano ante la ONU, Kim In-ryong.

Una nueva prueba nuclear “se realizará donde y cuando nuestro cuartel general lo considere necesario”, dijo el diplomático en rueda de prensa.