En Somalia mueren 110 personas en dos días

En Somalia mueren 110 personas en dos días

6 de Marzo del 2017

El primer ministro de Somalia, Hassan Ali Haire, anunció que alrededor de 110 personas han fallecido en las últimas 48 horas debido a una sequía que está amenazando al país africano.

“Cerca de 110 personas murieron en las últimas 48 horas a causa de la sequía y de las diarreas severas provocadas por el agua en las regiones del sur de Somalia, especialmente en las regiones de Bay y Bakool” indicó el primer ministro en un comunicado.

Esta es la primera cifra oficial de mortandad que ha publicado el gobierno desde que declaró el martes pasado que la sequía que azota al país en los últimos meses es un “desastre nacional”. El impacto total de la ausencia de lluvias y el fenómeno del niño en Somalia todavía se desconoce.

Asimismo, el mandatario hizo un llamado de solidaridad a los somalíes y las organizaciones humanitarias: “Los somalíes, estén donde estén, deben salvar a sus hermanos necesitados, que morirán de hambre si no reciben ayuda. La principal tarea del Gobierno será ayudar a la gente afectada por la sequía”

Además, las autoridades del pueblo Awdiinle, región de Bay, comunicaron que al menos 69 personas, en su mayoría niños y ancianos, fallecieron en la región por culpa de las precarias condiciones a las que se enfrentan. “No hay medicamentos y la enfermedad se ha convertido en epidemia (…). Es por culpa de la sequía que provocó una penuria de agua. Necesitamos la ayuda de las agencias humanitarias” declaró un funcionario a los medios.

La crisis en Somalia

Casi tres millones de personas están enfrentando una crisis alimentaria y la ONU calcula que alrededor de cinco millones de personas necesitan ayuda humanitaria debido a la hambruna.

Somalia es un estado fallido después de más de 20 años de guerra civil y yihadismo. La sequía no ha hecho más que empeorar las cosas para una población ya vulnerable: pueblos han perdido sus cosechas y su ganado; los precios del agua y los alimentos han aumentado, así como las enfermedades como diarrea aguda y cólera.

“A muchísimos somalíes ya no les quedan recursos y están viviendo al día”, afirmó Steven Lauwerier, Representante de UNICEF en Somalia. “Tenemos una pequeña oportunidad de evitar esta catástrofe inminente y salvar las vidas de los niños y estamos dispuestos a trabajar con todos los socios y partes interesadas para conseguirlo”.

Los grupos humanitarios temen que las condiciones continúen agravándose y se repita el desastre que golpeó a Somalia de 2010 a 2012, cuando 260 mil personas murieron de hambre, la mitad de los fallecidos fueron niños menores de 5 años.