Hidroituango genera más incertibumbre

Hidroituango genera más incertibumbre

5 de febrero del 2019

Después de cerrar la segunda compuerta de los túneles de captación de Hidroituango, por parte de Empresas Públicas de Medellín, esta entidad y expertos consultados aseguraron que el futuro de la mega obra es incierto, porque no se conoce la condición real al interior de la infraestructura.

Jorge Londoño de la Cuesta, gerente de EPM, reconoció que la incertidumbre reside en factores técnicos y ambientales. “Estuvimos haciendo unos análisis profundos con la firma Integral, que nos entregó ayer los resultados. Lo que nos reveló el estudio es que los niveles actuales (del río Cauca) ya sobrepasaron las normas de diseño, o sea que la resistencia de la estructura es totalmente incierta”, aseguró el gerente durante la rueda de prensa.

El mismo funcionario señaló que esta situación se conoció después de realizar el cierre de la primera compuerta el pasado 16 de enero, porque en ese entonces se identificó que el túnel 1 y 2 de captación estaban conectados por una oquedad (hueco), lo cual generó una presión irregular y un efecto llamado ‘flujo libre’.

KienyKe.com consultó al doctor en Geología y docente de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, Oswaldo Ordóñez Carmona, quien aseguró que después de cerrar las compuertas, seguirá un proceso de evaluación del que dependerá la viabilidad del proyecto, que actualmente considera es algo incierto.

“Nadie en este momento sabe cómo está la casa de máquinas. Puede estar sana, medianamente o completamente dañada, se debe esperar para saber la situación real al interior de la obra y de esto dependerá la viabilidad económica del proyecto”, aseguró Ordóñez.

Un cierre urgente

El comportamiento de la obra generó una posibilidad de pérdida de control sobre las aguas que fluyen a través de los túneles y obligó a EPM a cerrar improvisadamente la compuerta faltante. Esta actividad, que estaba programada para finales de febrero, tuvo que hacerse para evitar una situación de riesgo frente a las comunidades aguas abajo.

El cierre de la segunda compuerta, ejecutado cerca de las 12:30 del mediodía de hoy se realizó de manera urgente debido al fenómeno del ‘flujo de captación’ que puso en riesgo la estabilidad y el control sobre los túneles de desviación.

Según la información de EPM, este fenómeno se presentó ya que al cerrar la primera compuerta el agua dejó de entrar a presión e impidió llenar el 100% de los dos túneles. Por lo tanto, el caudal que siguió ingresando por la captación empezó a hacerlo con un flujo libre, o cascada, generando el fenómeno.

“Lo que pudimos identificar como más relevante era que la presión que ejercía el embalse en el sitio de la compuerta, en el túnel de captación, aumentó significativamente. La diferencia de presiones aumentó el estrés sobre esa infraestructura de captación”, aseguró Londoño de la Cuesta.

Sin cerrarse esta segunda compuerta, por cada metro que subiera el embalse, se aumentaría cada vez más el estrés sobre la infraestructura de captación debido a la presión del agua y aire que ingresaba, pero no encontraba un flujo rápido para salir. Esto generaba un mayor riesgo de colapso y una mayor incertidumbre con lo que ocurriría con el proyecto. Por esa razón, cerrarla no daba espera.

Vigilancia al río Cauca

Según Ordóñez, tras cerrar esta compuerta, sigue un proceso de limpieza, de entre uno y tres meses, que consiste en extracción de agua y lodo, que permitirá continuar con la evaluación de las condiciones reales de la casa de máquinas.

“Si la casa de máquinas está completamente dañada, recuperarla cuesta tanto que el proyecto puede volverse inviable económicamente, si está medianamente, podría recuperarse y tomar medidas, como puede ser que solo necesite limpieza, pero hasta ahora no hay seguridad sobre el tema”, aseguró el docente de la Universidad Nacional.

Por lo pronto, EPM aseguró que se encargará de hacer un monitoreo constante en el nivel del río Cauca aguas abajo del proyecto, ya que habrá una disminución ‘significativa’ en el caudal del afluente, que generará un riesgo ambiental y desabastecimiento de agua potable en las comunidades.

Seguidamente, el Gobierno Nacional también dio un panorama de incertidumbre sobre el futuro del mega proyecto hidroeléctrico porque ya no se puede confirmar una fecha oficial de entrega ni de entrada en funcionamiento. Según la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, esta información depende de EPM y se sabrá cuando se tenga control sobre la casa de máquinas.

Finalmente, se confirmó que hasta el año 2021 habrá un cubrimiento garantizado del fluido eléctrico en todo el país, esperando que Hidroituango sea recuperable y pueda entrar en funcionamiento. De lo contrario, hay una probabilidad de entrar en épocas de racionamiento después de 2021.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO