Holanda transpiró de más para vencer a Australia

Holanda transpiró de más para vencer a Australia

18 de junio del 2014

Por algo se llama mundial. Australia no estuvo en los planes de nadie e incluso llegó como el peor equipo del ranking mundial entre los clasificados a la cita orbital. Sin embargo, desde que empezó el torneo fue mostrando las garras de forma tímida y hoy no tuvo complejos para superar al favorito Holanda, al menos en el trámite.

Luego de pintarle la cara al campeón del mundo, Holanda llegó como amplio favorito al partido en el estadio Beira Rio de Porto Alegre. Pero esa premisa duró hasta que arrancó el partido. Los ‘Aussies’ se hicieron con el control del encuentro ante el asombro de los espectadores y todo el mundo.

Pero la ventaja holandesa son las individualidades que posee y entre ellos, Arjen Robben. El que hasta ahora es el mejor jugador del torneo, hizo una gambeta sin tocar el balón y con terreno despejado corrió hasta tener de frente al portero, tocó por bajo y puso el 1-0 para el seleccionado europeo.

Todo hizo presumir la tranquilidad para la ‘Naranja Mecánica’, menos Tim Cahill, el llamado a ser figura de Australia que recibió un envió largo y de zurda conectó una volea fenomenal para igualar el partido hasta el momento merecido para los canguros.

Australia pasó de largo y empezó a merecer el triunfo. La inocencia de los delanteros impidió ponerse en ventaja y a la cenicienta le tocó esperar hasta la segunda mitad para obtener el premio. Sin embargo, el merecimiento fue todo un regalo. El juez cobró un penal discutido por mano de Janmaat, aunque el defensor no estuvo a más de un metro de distancia. A Jedinak poco le importó eso y descolocó a Cillesen para colocar a los ‘Socceroos’ 2-1 arriba.

El estupor fue inmenso en todo Brasil pero una desatención defensiva permitió que la sorpresa durara apenas cinco minutos. Van Persie recibió en el área y castigó de zurda para conseguir el sufrido e inmerecido empate para los tulipanes. El partidazo en Porto Alegre daba un resultado que le sacaba una sonrisa a los australianos hasta el momento justa.

Pero el fútbol no conoce de justicia sino de eficacia. Australia tuvo su oportunidad y la falló luego que Leckie no pudo conectar un cabezazo a la altura del punto penal. En la jugada siguiente, Holanda encontró a Memphis Depay que probó al arco un poco por impotencia pero encontró poca resistencia en el guardameta y puso 3-2 la contienda. El resultado no se movió y Holanda se llevó mucho premio de un encuentro intenso, mal jugado por la ‘Naranja’, que hoy le exprimieron hasta la última gota de sudor de sus jugadores.