Impacto de la temporada de huracanes en Colombia

1 de junio del 2015

San Andrés y La Guajira, los más expuestos de la actividad ciclónica.

Huracán Andrew-1992

Este lunes inició oficialmente la temporada de hurcanaes en el Océano Atlántico, Mar Caribe y Golfo de México.

De acuerdo con el IDEAM, esta temporada se extenderá hasta el 30 de noviembre, sin embargo, se espera que esta temporada se sitúe por debajo de lo normal, a causa de la presencia del fenómeno de El Niño.​

Según informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC-NOAA) de los Estados Unidos, se estima la formación de entre sies y once ciclones tropicales, de los cuales tres y seis podrían alcanzar la categoría de huracán, y dos de ellos llegar al nivel máximo de intensidad en las categorías 3, 4 o 5.

Pese a que la actividad ciclónica será 70% por debajo de lo normal, la Unidad de Gestión de Riesgo advierte que hay  amenazas para los pobladores y sus actividades, considerando especialmente a las zonas de mayor exposición a este tipo de eventos naturales como lo son el Archipiélago de San Andrés y Providencia y la península de La Guajira, lugares en donde se podrían  presentar afectaciones asociadas a lluvias y vientos provocados por el paso cercano de ondas tropicales.

Así mismo, el organismo señala que los departamentos de Magdalena, Cesar, Atlántico, Bolívar, Sucre, y Córdoba, “deben estar alerta frente a la presencia de este fenómeno climático pues se puede presentar afectación de acuerdo al nivel o categoría que llegase a alcanzar un ciclón tropical”.

En este sentido y de acuerdo a los pronósticos ya emitidos, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD-, como coordinadora del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, hizo un llamado a las instituciones públicas, privadas y comunitarias de El Caribe Colombiano para que de manera atenta y detallada realicen el seguimiento a la información de pronóstico que emita el IDEAM.

Por medio de un comunicado, la Unidad de Gestión de Riesgo realizó una serie de recomendaciones para las instituciones públicas y para la comunidad:

A las Autoridades y Consejos Territoriales de Gestión del Riesgo:

Hacer seguimiento a los informes, avisos y alertas que emita el IDEAM. De ser necesario, pueden establecer contacto con los hidrólogos y meteorólogos de turno (teléfono 1 – 307 56 25, Opción 1).

Revisar las Estrategias Municipales de Respuesta a Emergencia y activar los Planes de Contingencia o Protocolos de Respuesta Específicos a los fenómenos amenazantes asociados a la temporada de huracanes.

Reforzar la vigilancia en áreas inestables y de alta vulnerabilidad, y tomar medidas de reducción del riesgo.

Retomar las actividades de información a la comunidad, mediante las cuales se deben reiterar los posibles efectos de estos fenómenos, las acciones de protección a nivel familiar y comunitario, así como los preparativos dispuestos por las autoridades ante una emergencia.

Revisar y poner en funcionamiento los Sistemas de Alerta Temprana.

Desarrollar estrategias de información a los turistas y operadores turísticos, previendo que conozcan las medidas de prevención que deben adoptar y conozcan los preparativos existentes.

A los Operadores de embarcaciones, operadores turísticos y pescadores:

Seguir de cerca la evolución diaria de las condiciones meteorológicas marinas y atender las recomendaciones que brinden las autoridades.

Reforzar las acciones de comunicación del riesgo a demás pobladores y visitantes.

A la comunidad

Mantenerse informados y desarrollar acciones preventivas: limpiezas de escombros, aseguramiento de techos, ventanas, vigas y columnas, poda de árboles, limpieza de canales de agua y desagües, entre otros.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO