Padre que emborrachó a su hijo, a responder penalmente

Foto: @karenabudi

Padre que emborrachó a su hijo, a responder penalmente

18 de diciembre del 2017

Sucedió en Popayán y generó indignación: un padre de familia fue descubierto brindándole alcohol a un niño de 4 años, generándole una intoxicación moderada. 

La madre del niño fue la que descubrió al hombre y llamó a la Policía para iniciar el protocolo de atención. El pequeño fue llevado al hospital Susana López de la capital caucana y desde allí se alertó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. 

La directora del ICBF aseguró este lunes que el adulto fue denunciado penalmente por su actuación y calificó como indignante y doloroso que un padre atente contra la vida de su propio hijo. 

Karen Abudinen Abuchaibe  señaló que todo el peso de la ley debe caer sobre este hombre. “No podemos permitir que casos como estos sigan ocurriendo, los adultos deben entender que darle alcohol a un niño y llevarlo a lugares no aptos para menores de edad es vulnerar sus derechos y ponerlo en grave riesgo”, dijo.

Una vez se conoció el hecho, el equipo de profesionales del ICBF se desplazó hasta el Hospital para verificar la situación médica del menor, quien encuentra en un estado estable.

También, informó la entidad, se les brindó acompañamiento y atención psicológica a la abuela materna y a la mamá. A la última, además, se le dio orientación sobre las acciones que puede adelantar respecto de las amenazas que ha recibido por parte del progenitor del pequeño.

“Estamos brindando todo el apoyo al menor de edad y a su familia por eso, desde el ICBF realizamos la verificación de derechos al niño y acompañamiento psicosocial a algunos de sus familiares y continuaremos haciendo seguimiento a este caso. La violencia contra los niños y niñas es el peor crimen que existe en una sociedad”, concluyó Abudinen Abuchaibe.

Además de mantener a los menores de edad alejados de la pólvora, la entidad recordó que es responsabilidad de los padres y de la familia, en general, evitar el consumo de bebidas embriagantes por parte de los niños y adolescentes durante las festividades, porque ello implica riesgos para su integridad física y psicológica.