Jueza argentina dice que fiscal Nisman no se suicidó, sino que “lo mataron”

5 de marzo del 2015

El caso es uno de los episodios más complicados de la actualidad argentina.

La jueza y exesposa del fallecido fiscal argentino Alberto Nisman, dijo hoy que al encargado de las investigaciones contra el gobierno lo mataron y no se suicidó, como se cree hasta ahora.

“Alberto Nisman no se suicidó. A Alberto Nisman lo mataron”, afirmó hoy su exmujer, Arroyo Salgado, que calificó la muerte del fiscal como “un magnicidio de proporciones desconocidas” y pidió respuestas a las instituciones argentinas.

Nisman fue “víctima de homicidio sin lugar a dudas”, insistió la jueza, que presentó hoy ante la prensa las conclusiones de un informe encargado a sus propios peritos sobre la muerte del fiscal, encontrado con un tiro en la cabeza en su domicilio el 18 de enero, cuatro días después de denunciar a la presidenta, Cristina Fernández, por encubrimiento a terroristas.

“Nisman no sufrió un accidente, no se suicidó, a Nisman lo mataron y su muerte es un magnicidio de proporciones desconocidas que merece respuestas de parte e las instituciones de la República”, afirmó Arroyo Salgado, querellante en la causa junto a las dos hijas que tuvieron en común y a la madre del fiscal.

El informe de los peritos contratados por la jueza da un vuelco al caso y desmonta las bases de la investigación desarrollada por la fiscal del proceso, Viviana Fein.

Según Arroyo Salgado, Nisman no murió de forma instantánea sino que agonizó, sufrió una “copiosa hemorragia externa” y su cuerpo no presentaba espasmo cadavérico, en contra de lo que afirmó Fein.

La bala fue disparada a no más de un centímetro, por encima del pabellón auricular derecho, con una trayectoria de derecha a izquierda, de abajo hacia arriba y de atrás hacia adelante, que generó múltiples fracturas de cráneo.

Además, el cuerpo fue movido de la posición en la que cayó tras recibir el disparo y no había presencia de alcohol en sangre, en contra de lo que informó el miércoles el portal Infojus Noticias, dependiente del Ministerio de Justicia argentino, que admitió hoy que “cometió el error” al divulgar que Nisman tenía 1,73 gramos de alcohol y apuntar que era una cantidad equivalente a “un estado de embriaguez elevado”.

La muerte “violenta” de Nisman constituye un “hecho criminal de magnitud”, insistió la magistrada, y se dio en un “contexto político y judicial” que “ha marcado de lleno la institucionalidad de la República, además de poner en tela de juicio el rol del Estado nacional frente a la comunidad internacional en materia de terrorismo”.

La muerte de Nisman ha provocado una crisis política e institucional sin precedentes durante el mandato de Cristina Fernández, que ha rechazado con contundencia las acusaciones, ha criticado con dureza al fiscal y se ha preguntado por qué el hombre que la denunció guardaba en su caja fuerte documentos que elogiaban su trabajo para esclarecer el atentado contra la AMIA.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO