La Caja de la Vivienda Popular mejora barrios de Ciudad Bolívar

La Caja de la Vivienda Popular mejora barrios de Ciudad Bolívar

20 de enero del 2017

Más de 3.000 personas de beneficiaron con obras de mejoramiento en los barrios Juan José Rondón y El Espeino. La Caja de la Vivienda Popular (CVP) adecuó y realizó obras para hacer  espacios más seguros en el sur de la ciudad con una inversión cercana a los 300 millones de pesos.

Lea también: El sueño de la familia León Alonso que por fin se hizo realidad

“Estamos mejorando la vida de cientos de personas que a diario tenían que caminar por calles de barro, arriesgando su integridad y la de sus familias. Estamos beneficiando principalmente a madres cabeza de familia, niños y adultos mayores que viven en el sector”, así lo aseguró Germán Bahamón Jaramillo, Director General de la Caja de la Vivienda Popular, al entregar nuevos andenes, que les ofrecerán una mejor calidad de vida al transitar de forma segura, evitar accidentes y mejorar la imagen de las comunidades de Juan José Rondón y El Espino, en Ciudad Bolívar.

Además: Germán Bahamón y su reto al frente de la Caja de la Vivienda Popular

Las obras contemplaron la construcción de 10 tramos viales, 4 en Juan José Rondón y 6 en El Espino, a través de excavaciones, fundidas de concreto en sitio para rampas, cimentación de muros, cajas de inspección, levantamientos topográficos e instalación de adoquín, redes sanitarias y agua potable.

La inversión, realizada por la CVP, fue de más de 296 millones de pesos, 115 millones en Juan José Rondón y 181 millones en El Espino. La población beneficiaria comprende 3.000 habitantes del sector y más de 400 personas que viven frente a las calles intervenidas.

Carlos Delgado, habitante del barrio Juan José Rondón, agradeció a la alcaldía local, la Secretaría Distrital de Hábitat y la Caja de la Vivienda Popular la construcción de estas obras: “Antes las calles eran solo barro, hoy podemos caminar de manera más digna”, comenta Delgado.

Por su parte Rocío Silva, quien vive hace 29 años en el sector, también resaltó esta iniciativa: “Había mucho pasto, excremento de animales y se nos entraban las culebras y los ratones. Gracias a la obra, si llueve podemos caminar sin miedo a caernos, pueden ingresar mejor los vehículos y los niños están más seguros cuando juegan”.