Más de 300 terroristas neutralizados en Siria

11 de octubre del 2019

Turquía dice que Operación Fuente de Paz continúa “exitosamente”.

Más de 300 terroristas neutralizados en Siria

Anadolu

La cifra de terroristas “neutralizados” en la Operación Fuente de Paz en Siria ascendió a 342, dijo este viernes el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar.

Los comentarios se produjeron después de su reunión con altos funcionarios militares en la capital de Turquía, Ankara, donde el ministro dijo que “se han tomado toda clase de medidas” en las áreas de la operación.

“Nuestro objetivo es poner fin a la existencia de terroristas, especialmente Daesh, PKK/ PYD-YPG, al este del río Éufrates y establecer un corredor de paz para asegurar el regreso de nuestros hermanos sirios a sus propias tierras, hogares”, dijo Akar.

La reunión contó con la presencia del Jefe del Estado Mayor General de Turquía, el general Yasar Guler, el comandante de las Fuerzas Terrestres, Umit Dundar, el comandante de las Fuerzas Navales, Adnan Ozbal, y el Comandante de las Fuerzas Aéreas, Hasan Kucukakyuz.

Akar dijo que la Operación Fuente de Paz continúa “exitosamente como estaba planeado”.

“Damos la máxima importancia no solo a la seguridad de nuestro país y de nuestra gente, sino también a los grupos étnicos: kurdos, árabes, asirios, cristianos, yazidis y caldeos también”, dijo.

Turquía lanzó la Operación Fuente de Paz, al noroeste del río Éufrates, para asegurar sus fronteras frente a ataques de grupos terroristas presentes en el área, garantizar el retorno seguro de los refugiados y la integridad territorial de Siria.

El país euroasiático asegura que el grupo terrorista PKK y su rama YPG/PYD constituyen la mayor amenaza para el futuro de Siria, pues ponen en peligro la integridad territorial y la estructura unitaria del país. Turquía ha sido enfática y ha señalado como inaceptable que países como Estados Unidos apoyen otros grupos terroristas argumentando de que estos atacan a Daesh.

El PKK es una organización terrorista, catalogada así por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea, que por más de 30 años ha llevado a cabo una campaña contra el gobierno turco y ha sido responsable de la muerte de unas 40.000 personas, incluidos mujeres y niños.

Turquía comparte una frontera de 911 kilómetros con Siria y ha denunciado durante mucho tiempo la amenaza de un “corredor terrorista” al oriente del río Éufrates.

El plan de esta operación militar consiste en reasentar a dos millones de sirios en una «zona segura» de 30 kilómetros de ancho que se ubicará en la frontera entre Siria y Turquía, desde el Éufrates hasta la frontera iraquí, incluyendo a la ciudad de Manbij, ubicada a 30 kilómetros al occidente de dicho río.

Sin embargo, la presencia en esta franja de grupos terroristas como el PKK y el YPG/PYD pone en riesgo la existencia de esta zona que permitiría a los refugiados sirios volver a su país.

Desde 2016, Turquía llevó a cabo dos operaciones militares, Escudo del Éufrates y Rama de Olivo, que liberaron de terroristas un área de 4.000 kilómetros cuadrados al norte de Siria. Ambas operaciones se realizaron de acuerdo a las normas del derecho internacional. En específico, el derecho de un Estado a la autodefensa, consagrado en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU 1624 (2005), 2170 (2014) y 2178 (2014) y en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas.

Durante la Operación Escudo del Éufrates (2016), las fuerzas turcas neutralizaron a 3.060 miembros del grupo terrorista Daesh. Varias ciudades turcas han sido víctimas de los atentados suicidas y ataques armados de esa organización, que han dejado más de 300 muertos en los últimos años.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO