Extraña muerte de estudiante estadounidense Warmbier

19 de junio del 2017

El estudiante estadounidense regresó de Corea del Norte en coma y había perdido tejido cerebral.

Extraña muerte de estudiante estadounidense Warmbier

Foto: RRSS

Otto Warmbier, el estadounidense repatriado la semana pasada desde Corea del Norte murió hoy lunes en su natal Cincinnati, tras haber estado en coma por varios meses.

“Es nuestro triste deber anunciar que nuestro hijo Otto Warmbier, terminó su viaje en la Tierra. Rodeado de su familia que lo ama, Otto falleció hoy a las 14: 20 (hora local)”, escribió su familia en un comunicado.

Los mismos padres conocieron del estado de coma de Warmbier tras su repatriación, citados por The Washington Post.

En Corea del Norte afirmaron que había contraído botulismo, una rara enfermedad producida por una bacteria que se encuentra naturalmente en la tierra, o se transmite por alimentos contaminados con la toxina. También se puede adquirir al infectarse una herida con la bacteria.

No está claro las condiciones en que el estudiante cayó en coma pero según reportes del Washington Post se presume que estuvo así por cerca de un año, y su condición se agravó por las lesiones y pérdida de tejido en el cerebro, además, se afirma que obtuvo poco tratamiento médico efectivo en Corea del Norte. El régimen afirmó en su momento que se le dio “una píldora para dormir”.

Aunque los mismos médicos estadounidenses afirman que no tienen pruebas de maltrato o abuso físico en el cuerpo de Warmbier.

De 22 años y estudiante de la Universidad de Virginia, el joven llevaba encarcelado desde marzo de 2016 cuando fue condenado a 15 años de trabajos forzados en Corea del Norte, “por crímenes contra el Estado”, tras confesar que había intentado robar un cartel de propaganda política en el Yanggakdo International Hotel de Pyongyang a finales de 2015.

Warmbier, en un vídeo publicado por el régimen norcoreano, confesó en aquel entonces que había actuado bajo órdenes de una iglesia protestante de Ohio, con connivencia de la CIA y el Gobierno de EE.UU, que tenía por objetivo “dañar la motivación y el trabajo del pueblo norcoreano”. El video fue registrado a comienzos de 2016.

En el mismo video Otto agradeció al Gobierno de Corea del Norte por la “oportunidad de disculparme de mi crimen, pedir perdón y rogar por cualquier asistencia para salvar mi vida”.

En un comunicado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó diciendo “El destino de Otto aumenta la determinación de mi Administración de prevenir tales tragedias de inocentes que caen en las manos de regímenes que no respetan el imperio de la ley o la decencia humana básica”.

Su liberación se consiguió tras esfuerzos diplomáticos de EEUU, y por “razones humanitarias” según lo dicho por el régimen de Pyongyang. El anunció de su llegada al país fue hecha por el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, quien agregó que el Departamento de Estado había conseguido su liberación por orden del presidente Donald Trump.

De momento hay otros tres ciudadanos estadounidenses encarcelados en Corea del Norte: los profesores Kim Sang-duk y Kim Hak-song, que trabajaban en la Universidad de Ciencia y Tecnología en Pyongyang, y el empresario Kim Dong-chul.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO