La familia Osa, reubicación exitosa en Caracolí

8 de agosto del 2019

Son 524 hogares con mejores condiciones en Bogotá.

familia caja vivienda popular

Foto: Cortesía

Soportó los cinco peores años de su vida: miedo, incertidumbre y temor. Luis Osa, de 33 años, sobrevivió a la pesadilla de Caracolí, una ocupación ilegal ubicada en un sector de Ciudad Bolívar que la Alcaldía de Bogotá está atendiendo.

Llegó desplazado por la violencia. Y con 2 millones de pesos trazó el negocio del terreno, ubicado sobre una ladera en medio del constante riesgo. Se lo compró a un tierrero que, después, desapareció.

Con tejas de zinc, latas y unas cuantas tablas edificó improvisadamente su hogar. “La humedad era tremenda, los roedores. Mi familia enfermaba constantemente por el frío”, describió.

Sin embargo, Osa y su familia fue la primera de las 644 ocupaciones identificadas en Caracolí, en recibir a la Caja de la Vivienda Popular de Bogotá. Escuchó a los funcionarios de la entidad, y no dudó en aceptar las propuestas del Distrito. Le dijeron que escogiera, a cambio de entregar su predio, un apartamento en Arboleda Santa Teresita, en San Cristóbal, una vivienda en Ciudadela Porvenir Manzana 52, en Bosa Porvenir. O la opción que más le gustó: un instrumento financiero de 70 salarios mínimos legales mensuales vigentes, es decir, 58 millones de pesos.

Foto: Cortesía

Como la CVP identificó dos predios en su lote (el de él y el de sus padres), unieron el dinero y cumplieron su sueño: una casa digna, legal y segura en Soacha, Cundinamarca. “Es de dos plantas independientes, allí vivimos felices y tranquilos. Lo mejor,  la propiedad es nuestra”, precisó.

Osa hace parte de los 524 hogares que serán reubicados exitosamente en Caracolí por parte de la Alcaldía de Bogotá. Como él, las otras familias entregaron documentos y cumplieron con los requisitos: no ser propietario de otro predio, haber participado en el censo del Distrito y la ocupación debió tener destinación de vivienda.

El director de la Caja de la Vivienda Popular, Lino Roberto Pombo, calificó de exitoso el proceso de reubicación de Osa. Y anunció que en las próximas semanas podría aumentar el número de hogares beneficiados por la Alcaldía.

“Seguiremos con las comunidades, los hemos acompañado desde el primer momento y lo seguiremos haciendo hasta cuando estén en los apartamentos de su propiedad”, destacó el funcionario.

A la fecha, 261 familias que vivían en Caracolí ya entregaron sus predios a la Alcaldía de Bogotá y 301 aceptaron el beneficio de la relocalización transitoria (pago de un arriendo temporal por parte de la entidad), mientras escogen la vivienda donde residirán el resto de sus vidas.

“Estas familias viven en arriendo temporal y nosotros los acompañamos en el proceso de elección de su nuevo hogar, bien sea el que les ofrecemos como Distrito o el que quieran adquirir dentro o fuera de Bogotá con los 70 salarios mínimos legales mensuales vigentes”, informó Pombo.

Foto: Cortesía

La Alcaldía de Bogotá optó por reubicar a estas familias asentadas indebidamente en Caracolí, porque la zona no es apta para la habitabilidad de los ciudadanos. La pendiente, donde se instalaron las viviendas de tabla y zinc, fue declarada zona de alto riesgo de remoción en masa. Hay problemas de insalubridad, hacinamiento y otras dificultades para la ciudadanía.

Además, es la segunda vez que la zona es ocupada indebidamente. Por eso, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, contempla la recuperación del predio y la construcción de un mega parque que beneficiará a más de 5.000 ciudadanos de estratos 1 y 2 de Ciudad Bolívar.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO