La masacre en un bar gay de México que el mundo ignoró

La masacre en un bar gay de México que el mundo ignoró

15 de junio del 2016

La horrible tragedia en la que Omar Siddique Mateen, de 29 años, asesinó a 49 personas en ‘Pulse’, un bar gay de Orlando, en Florida (Estados Unidos), y luego fue abatido por las autoridades, le dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos.

Lea también: Funcionario mexicano se burla de las víctimas de Orlando

Cada día surge una nueva historia, un nuevo testimonio y nuevas hipótesis sobre lo ocurrido en la madrugada del pasado 11 de junio mientras más de 200 personas, la mayoría latinas, se divertían.

Gobernantes, personalidades del entretenimiento y en general ciudadanos de todo el mundo han rechazado y comentado el incidente que dejó a otras 53 personas heridas.

Además le puede interesar: Novio de colombiana murió en masacre de Orlando 

Sin embargo hubo otra masacre en similares condiciones que no conmocionó al mundo y pasó casi desapercibida para la opinión pública. Ocurrió el pasado 21 de mayo en el bar gay ‘Madame’,  en la ciudad de Xalapa en Veracruz (México).

Según los medios locales, fueron unos tres hombres los que ingresaron al establecimiento y con sus armas largas iniciaron un tiroteo que le causó la muerte a siete personas y dejó heridas al menos a otras 12. Los responsables huyeron en un vehículo y una motocicleta. De esa masacre, ocurrida hace casi un mes, fue poco lo que se habló.

El fiscal general del Estado de ese país, Luis Ángel Bravo Contreras, entregó detalles días después. Los móviles estarían relacionados con el tema de drogas, que ha azotado a Veracruz desde hace varios años, no obstante no descartó otras razones.

Incluso, en esa noche que también fue de terror, sobrevivientes contaron a medios mexicanos que una niña de 14 años, que aún no se sabe por qué saltó las normas de seguridad de ‘Madame’, también resultó herida.

Otra de las coincidencias entre este crimen y el que perpetró hace pocos días un joven, motivado al parecer por el yihadismo, es el uso de un fusil AR-15, que en Estados Unidos se consigue con facilidad y por un precio menor al de un iPhone.