Sigue abierta la hipótesis de la pista siria en caso AMIA

18 de julio del 2019

Menem habría prometido a los sirios tecnología nuclear a cambio del financiamiento de su campaña en 1989.

Sigue abierta la hipótesis de la pista siria en caso AMIA

Foto: pxhere.com

La hipótesis de la pista siria sostiene que caso del ataque terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que tuvo lugar en la nación suramericana exactamente hace 25 años, fue en realidad  un atentado contra el expresidente Carlos Menem por haber cancelado un proyecto para vender reactores nucleares a Siria y otro proyecto de un misil, que luego sería vendido a Egipto.

El caso AMIA el 18 de julio de 1994, es una de las investigaciones que aún se están llevando a cabo en Argentina 25 años después. En el hecho murieron 85 personas y más de 200 resultaron heridas. Este atentado estuvo precedido por otro similar a la Embajada de Israel en Argentina el 17 de marzo de 1992, donde murieron otras 22 personas.

En un comienzo Argentina adjudicó el atentado a Irán basándose en el testimonio de un falso testigo, Manouchehr Moatamer, un ciudadano iraní disidente que se hizo pasar por arrepentido y señaló a altos funcionarios iraníes como los autores intelectuales del crimen.

A la postre se iba a demostrar que las declaraciones de Moatamer eran falsas y que el juez de la causa, Juan José Galeano, había recibido sobornos para aceptar pruebas montadas contra de Irán.

Los supuestos 3 golpes de la mafia árabe

El expresidente de la DAIA Beraja, absuelto en el juicio por irregularidades en la investigación del atentado a la AMIA, alegó que la pista siria había sido un invento de Jaime Stiuso, uno de los principales jefes de lo que en su momento era la inteligencia argentina.

Como relató el exembajador argentino en Chile, Oscar Spinosa Melo, en un viaje que hizo a Siria junto al en ese entonces candidato presidencial, Menem, en 1989, recibió un fuerte apoyo en millones de dólares para su campaña por parte del presidente sirio Hafez Al-Assad.

Spinosa Melo afirmó además que Menem a cambio le prometió a los sirios tecnología nuclear.

La hipótesis detrás de la pista siria indica que la presión estadounidense obligó a Menem a frenar el proyecto del misil Cóndor y a cancelar la construcción de los reactores nucleares. De allí surge la teoría de los 3 golpes que la tradición árabe indica que se dan alrededor de una víctima.

Quienes apoyan la hipótesis de esta pista argumentan que el atentado contra la embajada de Israel en Buenos Aires (1992), el atentado contra la AMIA (1994) y la muerte del hijo de Menem, Carlos Menem Junior (1995), fueron 3 golpes asestados por la mafia árabe.

Cabría preguntarse entonces por qué las investigaciones se redireccionaron hacia Irán y no a Siria.

La explicación que exponen quienes sospechan de los sirios y que en parte también expuso el exsenador nacional Mario Cimadevilla en su informe, es que tanto los Estados Unidos como Israel presionaron para que Irán fuera el sospechoso.

Esto se debió a que la relación entre Irán con ambos países estuvo y está plagada de complicaciones constantes, mientras que por aquellos años Siria había llegado a tener una relación más amigable con los Estados Unidos.

Según esta versión de los hechos, el juez  Juan José Galeano, orientó la causa con pruebas montadas para inculpar a los iraníes y es por eso que sobornaron a Carlos Telleldín, un extraficante de autos robados, y los fiscales de la causa realizaron maniobras para desviar la investigación.

Durante las investigaciones se comprobó que existió un pago de USD 400 mil dólares al ‘reducidor’ de autos Telleldín, para que declarara haberle vendido una camioneta Traffic a un miembro de la organización libanesa Hezbolá, con la que luego se produjo el atentado.

El informe Cimadevilla

Cimadevilla fue designado en 2016 como titular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA, que había sido creada en el año 2000.

Dos años más tarde, en marzo de 2018, la Unidad de Investigación sería disuelta y, en septiembre de ese mismo año, Cimadevilla publicó un informe titulado “Inf-AMIA”, acerca de la disolución de aquella unidad.

El informe de Cimadevilla cuestiona duramente, entre otras investigaciones, la llevada a cabo tanto por el juez Galeano. El exsenador afirmó además que “la pista iraní es muy débil, pero hay que investigarla”, y que “tanto Estados Unidos como Israel prefieren que persista el manto de dudas sobre los iraníes”.

Finalmente, la Justicia argentina absolvió al expresidente Menem, al extitular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) Rubén Beraja y al excomisario de la policía Jorge Palacios, en tanto que condenó al exjuez Galeano a 6 años de prisión, al extitular de la SIDE Hugo Anzorreguy a 4 años y 6 meses de cárcel y a Carlos Telleldín a tres años de prisión, mientras que los exfiscales Mullen y Barbaccia fueron condenados a dos años de prisión.

Con información de Anadolu.-

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO