La polémica oficina de Ivanka Trump en la Casa Blanca

La polémica oficina de Ivanka Trump en la Casa Blanca

22 de marzo del 2017

Ivanka Trump, la hija favorita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tendrá una oficina en el ala este de la Casa Blanca, desde donde asumirá un papel aún más importante durante la administración de su padre.

La hija del presidente no tendrá un cargo formal ni un salario, pero contará con los dispositivos de comunicación del Gobierno y tendrá acceso a información clasificada. La empresaria no será una empleada federal, pero afirmó que se guiará por las mismas reglas que los empleados federales.

“Continuaré ofreciendo a mi padre mi asesoramiento y consejos sinceros, como lo he hecho toda mi vida (…) Aunque no existe un precedente moderno para un adulto hijo de presidente, seguiré voluntariamente todas las reglas éticas para empleados gubernamentales”, dijo Ivanka a través de un comunicado.

Aunque no se sabe exactamente qué trabajo realiza Ivanka Trump en la Casa Blanca, muchos aseguran que actúa como una consejera informal del presidente norteamericano. El abogado de la ‘primera hija’ aseguró que actuará como los ojos y oídos de Donald Trump.

De esta forma, Ivanka se unirá a su esposo, Jared Kushner, el principal consejero del presidente, entre los asesores del presidente.

Sin embargo, este nombramiento ha sido ampliamente criticado, quienes aseguran que la diseñadora tendrá acceso a información clasificada sin estar necesariamente obligada a seguir las regulaciones éticas federales y, en cambio, sólo tendrá que responder a su familia. Además, aunque Ivanka renunció a sus compañías luego de la victoria presidencial de su padre, y le dio el control de estas a sus familiares, el aumento de ventas en sus tiendas han avivado los comentarios en torno a favorecimiento.

Andrew Heman, abogado que ha asesorado a varios congresistas, declaró para los medios que Ivanka, para continuar con el cargo, debe evitar vincularse con cualquier tema relacionado con comercio internacional, en los países que fabrican sus productos y asuntos de bienes raíces, que es el campo de negocios de la familia de su esposo.

Sin embargo, otros se han mostrado más escépticos. Julian Zelizer, experto en historia política, afirmó para la prensa:

“Ya hemos visto que se le ha dado acceso a reuniones de alto nivel con líderes mundiales, del sector empresarial; y ahora tienes el tema de material clasificado de inteligencia. Hay una pregunta: ¿por qué alguien de la familia que no tiene un cargo formal debe tener acceso a este tipo de información?”

Aunque Ivanka no tiene ningún titulo oficial, desempeñó un papel importante como asesora de la campaña presidencial de Trump y ha participado en algunos actos políticos importantes durante la nueva administración de EE.UU.

¿La verdadera primera dama?

Mientras Melania Trump continua viviendo en Nueva York al cuidado de su hijo Barron, Ivanka tendrá una oficina en un espacio destinado a la primera dama, en lo que parece un esfuerzo por consolidar la influencia de Ivanka en la administración de su padre.  Es la primera vez que una “primera hija” tiene tanto poder.

A pesar de que los planes de Trump para su hija permanecen como un misterio, Kranish, coautor del libro Trump al descubierto: un viaje estadounidense de ambición, ego, dinero y poder, declaró que “Ivanka tuvo un rol importante en la campaña y la transición, por lo que se espera que ella y su esposo desempeñen un papel muy importante aconsejándole”.

Ivanka ha ejercido como anfitriona en eventos formales y reuniones con mandatarios; ha participado en encuentros con líderes extranjeros y  Trump ha declarado que es el cerebro detrás de su plan de cuidado infantil y licencia familiar remunerada, un plan que ha estado impulsando discretamente a través de algunos miembros del Senado.

De hecho, las apariciones políticas de Ivanka Trump indican que su papel en la administración presidencial de su padre será más importante de lo estimado.

La hija del presidente participó en un encuentro con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y estuvo al lado de la canciller alemán Angela Merkel en el encuentro que se llevó a cabo la semana pasada.

Además, ha participado en importantes visitas oficiales de su padre, se encontró con la Cámara de Comercio Hispana de los Estados Unidos y, a finales del año pasado, estuvo en una reunión con el primer ministro japonés Shinzo Abe, en un encuentro con los gigantes de Silicon Valley.

Mientras Melania permanece en las sombras, los rumores de que Ivanka Trump es la verdadera primera dama de Estados Unidos se materializan con cada nueva acto. La gran influencia que tiene sobre su padre ya es de conocimiento público; ahora sólo falta conocer como la primera hija y primera dama ejercerá esa influencia en los próximos cuatro años, un periodo que augura ser lleno de cambios para Estados Unidos, “el país más poderoso del mundo”.