Pesticidas están acabando con las abejas

Pesticidas están acabando con las abejas

27 de abril del 2018

La Unión Europea ha llegado a un consenso y hoy acordaron la prohibición casi totalmente del uso de los tres pesticidas que han ido acabando con las abejas en los últimos años. Las neonicotinoides ya estaban restringidas desde 2013 pero su uso aún era frecuente. 

Además, de la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam también estarán prohibidos para uso agrícola. Según investigaciones de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), estos tres productos son peligrosos para las abejas porque les altera el sistema nervioso, lo que ha hecho que la cantidad de abejas haya disminuido en los últimos años. Estas sustancias tóxicas son empleadas por los agricultores europeo. 

Del total de los 28 países que pertenecen a la Unión Europea (UE), 16 de ellos, el mínimo requerido, dieron luz verde al acuerdo: Francia, Reino Unido, Alemania, España, Italia, Holanda y Luxemburgo, cuya ministra de Medio Ambiente, Carole Dieschbourg, se expresaba satisfecha en Twitter. “Es un gran día para nuestra lucha permanente por más biodiversidad y contra insecticidas dañinos”, afirmó.

“La Comisión propuso estas medidas hace meses, sobre la base de la opinión científica de la EFSA. La salud de las abejas tiene todavía una importancia fundamental para mí, porque refiere a la biodiversidad, a la producción alimentaria y el medio ambiente”, dijo el comisario de Salud y de Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis.

La propuesta de la Comisión Europea será implementada en las próximas semanas y tendrá vigencia a fin de año, quedando entonces prohibidos los tres insecticidas, que usan los agricultores en la producción de alimentos en cultivos de maíz, colza, algodón y girasol.

Los insecticidas se aplican por aspersión impregnando el polen de las flores que luego vienen a polinizar las abejas. Varias investigaciones dieron resultados positivos en la disminución de la población de las abejas.

Estos insecticidas -ahora prohibidos- solo podrán seguir siendo utilizados en invernaderos a los que no lleguen las abejas. “La salud de las abejas sigue siendo de capital importancia dado que está relacionada con la biodiversidad, la producción de alimentos y el medio ambiente”, dijo un representante de la Comisión Europea.

Las abejas son sumamente importantes como polinizadores y responsables de que el 90% de las plantas con flores y el 75% de los cultivos del mundo sea politizado por ellas. Sin abejas, la cadena alimentaria contemporánea se puede acabar. 

Por su parte, sobre la nueva regulación la Bayer ha dicho que es “un día triste para Europa” y precisamente la presión de grandes empresas en contra de esta prohibición ha hecho que se demoren tanto en aprobarla.

Para Sandra Bell, una activista de la ONG Friends of the Earth, la prórroga de la prohibición es “una inmensa victoria para nuestras abejas y, en general, el medio ambiente”. Insta a la Comisión a ayudar a los agricultores a abandonar el uso de pesticidas.

Aun así, según la Coalición para la Conservación de los Polinizadores, el 37% de las poblaciones de abeja está disminuyendo y el 24% está en peligro de extinción.