La UE intenta mantener vivo el tratado nuclear con Irán

La UE intenta mantener vivo el tratado nuclear con Irán

9 de mayo del 2018

Luego de que Estados Unidos abandonara el Acuerdo Nuclear de Irán, los países europeos hacen sus más grandes esfuerzos para mantener el tratado vigente.

Los países europeos aseguran que acuerdo no es unilateral, por lo que el hecho de que EU se haya retirado no significa que se termine. Aun cuando una de las potencias más fuertes haya abandonado el tratado, los europeos le garantizan a Irán que seguirán respaldando el acuerdo.

“Francia, Alemania y Reino Unido lamentan la decisión estadounidense. Está en juego el régimen internacional de lucha contra la proliferación nuclear”, publicó en un su cuenta de Twitter el presidente de Francia Emmanuele Macron, en nombre de los tres Estados europeos garantes del pacto.

Por otro lado, Bruselas trata de convencer a Irán para que se mantenga en el acuerdo y siga cumpliendo -como hasta ahora- la inspección y supervisión de sus programas nucleares para poder verificar que en efecto no trabaja con objetivos militares.

“Mientras Irán cumpla, la Unión Europea permanecerá comprometida con la aplicación del acuerdo”, dijo Federica Mogherini, jefa de la diplomacia de la Unión Europea, que aseguró estar “particularmente preocupada” por la decisión de Estados Unidos.

“La UE está decidida a actuar según sus intereses en materia de seguridad y a proteger sus inversiones económicas”, dijo Mogherini.

Según información del Ministerio de Exteriores de Alemania, desde el momento en que Trump se salió del acuerdo, los tres países europeos que forman parte del acuerdo se reunieron con un representante iraní para asegurarle que seguirán garantizándolo, teniendo de garante a la Unión Europea.

Para eso trabajan en un programa de crédito del Banco Europeo de Inversiones que respalde a las empresas para que puedan invertir en Irán, con el apoyo de Bruselas que planteó el uso de un elemento que data de 1996 da garantías para las inversiones. En 1996,Estados Unidos promulgó la ley Helms-Burton, que penalizaba a los empresarios de cualquier territorio, incluido el europeo, que tuviera proyectos o negocios en Cuba.

En ese tiempo Bruselas ideó un programa que permitía aun así establecer negocios con Cuba y ahora trata de plantear el mismo esquema: que ninguna firma deberá acatar medidas estadounidenses con efectos extraterritoriales.

Según los líderes europeos los riesgospara la seguridad mundial aumentan si Irán se sale del acuerdo y deja de rendir cuentas sobre su actividad nuclear, por eso agotaron todas las posibilidades para convencer a Trump, sin éxito. El último intento del presidente francés -que incluso viajó hasta Wahsington hace dos semanas- fue este martes, horas antes de que Trump anunciara que abandonba el tratado.

Macron llegó a sugerir que el acuerdo fuera replanteado, para que Estados Unidos no lo abandonara. Pero laUE no está de acuerdo porque se ha comprobado hasta en 10 ocasiones mediante las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica, que Irán no tiene programas nucleares con fines militares.

Por otro lado, para demostrar el apoyo al acuerdo, el comisario europeo de Energía, Miguel Arias Cañete, viajará a Teherán para reforzar las inversiones energéticas y contrarrestar los efectos de la retirada estadounidense. Es realmente importante mantener a las autoridades iraníes en la esfera del acuerdo. Irán debe percibir que obtiene beneficios, también económicos, de su pertenencia a ese esquema.

También el ministro ruso del ramo, Serguéi Lavrov, confirmó el compromiso de Rusia de continuar adherido al pacto nuclear, yChina ha manifestado su rechazo a la decisión de Trump y ha pedido a todas las partes asumir una “actitud responsable” para garantizar la seguridad de la región.