La aerolínea Lamia tendría vínculos con testaferros

La aerolínea Lamia tendría vínculos con testaferros

11 de diciembre del 2016

Cada día se conocen nuevos detalles del terrible accidente del avión que transportaba al Chapecoense hasta Medellín que dejó 71 muertos. Ahora las miradas señalan a los accionistas de la aerolínea Lamia.

Ya se había dado captura el presidente y otros directivos de la compañía, pero ahora se tiene conocimiento del estado financiero de ésta. Las autoridades parecen tener indicios de que Lamia no tenía la solvencia económica opara pagar el seguro que se le exigía para volar. ¿Cómo obtuvieron el permiso?

Lea también: Fiscalía asegura que accidente del Chapecoense fue un homicidio

Al parecer se utilizaba testaferros para ocultar grandes sumas de dinero de los verdaderos dueños, cuyo origen es incierto, pero hace creer que no es para nada legal. Al principio puede que esta hipótesis sea descabellada, pero las autoridades han podido esclarecer que Miguel Quiroga, piloto de la nave y quien aparece registrado como dueño de la mitad de la compañía ni siquiera tenía casa propia y vivía con su suegro, el senador de la oposición Roger Pinto.

“El piloto fallecido, propietario de la mitad de las acciones de LAMIA, ni tenía casa propia. Alguien ha pagado dinero para que esa nave pueda tener seguro de aeronavegación. La investigación va a dar sorpresas interesantes. Esos ‘palos blancos’ no pueden ser ocultados”, explicó Reymi Ferreira, Ministro de Defensa de Bolivia.

Además: “No fue un accidente. Mis amigos fueron asesinados”: jugador de Chapecoense

El avión tenía un seguro de 25 millones de dólares, de los cuales la aerolínea debió haber pagado un total de tres o cuatro millones, cantidad que según los estados financieros de Quiroga y de la misma empresa, era imposible de pagar.

“¿Cómo se explica que una persona que no tenía ni casa pueda tener esos millones?, ¿quién garantizó las boletas para obtener ese seguro?”, se pregunta el ministro Ferreira.

Una de las teorías que se manejan es que Quiroga, que claramente no tenía un gran capital, fuese un testaferro y no el verdadero dueño de la aerolínea, lo cual señalaría a Pinto como el posible propietario, dado su ya conocido poder adquisitivo. Sin embargo, sus motivos para ocultar estos detalles son desconocido.

A esto se le suma las irregularidades financieras que han sido encontradas de a poco por la fiscalía boliviana. Se cree que este difícil momento económico de Lamia obligó a la empresa a disminuir el cuidado de las aeronaves y a buscar a toda costa disminuir los costos, lo que podría explicar la razón por la que el piloto fue con el combustible justo y no se reabasteció en Bogotá.

Los entes investigativos en Colombia y Bolivia han declarado que la tragedia no se trato de un accidente cualquiera sino de un homicidio culpa de Lamia por no cumplir con las normas establecidas para los vuelos aéreos