Funcionario de la ONU liberado por disidencia de Farc

Funcionario de la ONU liberado por disidencia de Farc

5 de Julio del 2017

El funcionario de la ONU Herledy López Hernández, secuestrado por una disidencia de las Farc en el departamento de Guaviare en el mes de mayo, fue liberado según el Ministero de Defensa de Colombia.

Por su parte, el Sistema de las Naciones Unidas en Colombia confirmó dicha liberación, que trabaja para la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC, retenido desde el pasado 3 de mayo en Guaviare.

En el comunicado emitido afirmaron, “el bienestar y la seguridad de nuestro colega y su familia continúan siendo una prioridad, por lo que agradecemos el respeto a su privacidad, de manera que tenga el espacio para ser atendido en las dimensiones necesarias para asegurar el efectivo retorno al lado de su familia y a sus actividades cotidianas”.

La ONU, a pesar del percance  reiteró su compromiso con la construcción de paz en Colombia. “Continuaremos trabajando junto a las instituciones colombianas, y las y los colombianos de todos los sectores para consolidar el pleno ejercicio de los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la paz duradera”.

El secuestro se había producido en la vereda Barranquillita de Miraflores, Guaviare.  El ministerio de Defensa dijo que el mismo López se comunicó con sus superiores para informar de la liberación.

López se encontraba de visita en la región en las labores de verificación de los avances del proceso de paz con las Farc.

La disidencia del Frente Primero de las Farc había presentado una serie de exigencias para liberación del funcionario. A través de un comunicado había reclamado por un plan de desarrollo para la región para los campesinos, antes de continuar con la erradicación de cultivos de la región.

En el texto, la disidencia había condicionado la entrega del funcionario de la ONU a la liberación de Simón Trinidad, preso en Estados Unidos, y al desarrollo de un plan de desarrollo integral que “satisfaga las necesidades de los campesinos y cultivadores de hoja de coca, antes que cualquier intento de erradicación para que el campesinado pueda desistir de dichos cultivos de manera gradual”.